Macri no lo hizo - Evo Morales pidió la devolución de las Malvinas a la Argentina

Fue en la Cumbre de las Américas, donde Macri evadió el tema para dedicarse a criticar a Venezuela y apoyar el bombardeo de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido a Siria.

La VIII Cumbre de las Américas, que se desarrolló en Lima, Perú, culminó el sábado con los discursos de los mandatarios regionales. La reunión no contó con la presencia los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Venezuela, Nicolás Maduro -quien fue vetado para participar en este encuentro- y como tampoco la del jefe de Estado de Cuba, Raúl Castro.

En su mensaje de 8 minutos, el presidente Mauricio Macri, quien fue el encargado de la abrir la ronda, dejó más que en claro su alineamiento con la política internacional de Estados Unidos, al respaldar el ataque norteamericano, junto al Reino Unido y Francia, a Siria.

A tono con esa misma perspectiva, Macri volvió a cuestionar al gobierno de Venezuela y puso al tema de la corrupción y el ataque al populismo como eje de su discurso

“Quiero expresar, una vez más, la preocupación por Venezuela, por los millones de venezolanos que se han visto obligados a dejar su tierra, y por aquellos que diariamente sufren la carencia de alimentos y servicios sanitarios básicos”, dijo al tiempo que anticipó que el gobierno argentino “no reconocerá las elecciones” en ese país.

En su afán de erigirse en el paladín contra la corrupción, el presidente argentino aseguró: “allí donde la democracia se debilita, la corrupción se incrementa, y allí donde la desigualdad no da tregua, la corrupción echa raíces”.

“Nuestros pueblos merecen gobernantes honestos y con vocación de servicio que no trabajen para beneficiarse a sí mismo”, agregó.

Inmediatamente después, habló el presidente de Bolivia, Evo Morales, con un mensaje que bien puede tomarse como respuesta al discurso de su antecesor, ya que al hablar de la corrupción demandó actuar contra los paraísos fiscales, lo que pega de lleno en la administración de Cambiemos, envuelta en escándalos internacionales como los Panamá y los Paradise Papers, que involucran a Macri y sus funcionarios en un entramado de paraísos fiscales y sociedades offshore.

“Lamento que nuestro hermano Nicolás Maduro no esté aquí sentado junto a nosotros producto de las presiones de Estados Unidos”, denunció Evo Morales, quien también expresó su claro su respaldo a Lula, al exigir la libertad de ex presidente brasileño.  Apoyo al que se sumó el canciller cubano. Ambos denunciaron el uso de una falsa lucha contra la corrupción y de los aparatos de justicia como mecanismos para perseguir a líderes progresistas.

En un tramo de su mensaje, Morales exigió que se levante el bloqueo económico y financiero que Estados Unidos impone contra Cuba; abogó por la libre autodeterminación del pueblo de Puerto Rico y aludió a un tema que siempre estuvo presente en la cumbre, pero que el presidente argentino evadió: “Bolivia ratifica su apoyo a la devolución de las Islas Malvinas a la República Argentina”.