560 trabajadores de dos fábricas de electrodomésticos afectados por suspensiones y despidos

Se trata Rhemm y Mabe, ubicadas en el parque industrial de la ciudad de San Luis. Por la caída de la demanda y el aumento de las importaciones corren peligro las fuentes laborales.

Rhem es una fábrica de termotanques y calefones que desde 1998 funciona en la Ruta 7, cerca de la capital provincial. En los mejores tiempos, con un equipamiento de alta tecnología, llegaba a producir 120 mil artefactos por año.

Pero, las medidas tomadas hace dos años por el gobierno macrista afectó fuertemente su producción. La empresa, debido a la baja de las ventas, decidió no renovar los contratos a término de 119 operarios. En tanto, los 190 empleados de planta temen que la firma avance con más despidos.

Por otro lado, tal como adelantó San Luis Noticia, la planta de Mabe San Luis atraviesa la misma situación.

La planta está ubicada en el Parque Norte de la ciudad de San Luis. Es una de las más importantes que posee el grupo de capitales mexicanos en el país, dedicada a la fabricación de electrodomésticos, especialmente las líneas de heladeras de las marcas Patrick, Mabe y General Electric.

Desde 2016 viene atravesando una crisis producto de la apertura de importaciones y la drástica caída de las ventas -calculan que en los dos últimos años llegó al 41 %-. En abril pasado, la firma anuncio el cierre de la planta en Haedo, Buenos Aires, dejando en la calle a 120 empleados.

La crisis se acentúa y ahora llegó a todas las fábricas que Mabe tiene en la Argentina, incluidos las propias redes de comercio de electrodomésticos.

Los mismos empleados de la planta local, que son alrededor de 250, anticiparon, a través de distintas comunicaciones por las redes sociales, que la empresa decidió suspenderlos por un mes, en junio, en un acuerdo con los delegados para evitar que se produzcan despidos.

No obstante, las mismas fuentes no son para nada optimistas sobre el futuro de las fuentes laborales, ya que -aseguran- antes de fin de año igualmente podrían producirse despidos en la fábrica.

En el año 2004 la empresa Mabe comenzó una gran expansión en todo el país, amparada por las medidas proteccionistas del gobierno kirchnerista. En el año 2005 amplió la capacidad productiva de su planta en San Luis. En 2012 inauguró la fábrica en Haedo, que ahora cierra.

Pero cuando el actual gobierno flexibilizó el comercio exterior, a partir de 2016, el titular de Mabe Argentina, Abel Burgos, ya alertaba sobre la caída del consumo y la pérdida de competitividad de sus fábricas por la inflación y el mayor ingreso de productos importados.

Burgos advirtió entonces que el cambio brusco de la devaluación afectaba el mercado.  Y tuvo razón, ya que en los años 2016 y 2017 la producción se retrajo 41 %.

Burgos fue recibido en Terrazas del Portezuelo en el año 2014 por el entonces gobernador Claudio Poggi cuando las buenas noticias entusiasmaban y apuntalaban la figura del ahora legislador nacional de Cambiemos, ya que la empresa planeaba una fuerte reinversión en la planta en San Luis.

Poggi es ahora el máximo referente en la provincia de las políticas del macrismo, las mismas que Burgos señala como las culpables de la grave crisis que atraviesa la empresa y ponen en una penosa situación a los trabajadores de la planta.