Usted está aquí: Home San Luis en Off CAMPANAS DE BRONCE, CAMPANAS DE PALO

CAMPANAS DE BRONCE, CAMPANAS DE PALO

La repercusión en los medios del “reclamo” de Poggi en Tribunales. Abajo: la solitaria protesta de Carina. Murió sin saber quién mató a su hija.

 

…Campana de palo/repica en la soledad / letras de pólvora y piedras / que el tiempo amontonará / pobrecita patria en flor / hasta aquí llegó mi amor… (Campana de palo, de María Elena Walsh)

“Para él son los calabozo / para él las duras prisiones / en su boca no hay razones / aunque la razón le sobre. / Que son campanas de palo / las razones de los pobres… (El Gaucho Martín Fierro, de José Hernández)

El apoyo de los medios de comunicación hace que el “ruido” de una protesta suene diferente. Algunos tienen “suerte”. El resonar  de sus reclamos se siente con la fuerza  de un estruendo. Otros, en cambio, se enfrentan al silencio, porque sus pedidos son como el repicar de las campanas de palo.

Campanas de bronce

El lunes pasado, el diputado nacional Claudio Poggi se presentó en el Juzgado Civil 4 de la ciudad de San Luis para saber por qué su expediente estaba demorado. 17 días antes, el ex gobernador había conseguido en tiempo récord que la Justicia Federal le habilitara su partido Avanzar San Luis y esperaba ahora que la Justicia Electoral Provincial lo refrendara.

Como aún el expediente, en manos del juez Ruta (confeso dependiente del poder político provincial: “a mí me puso el señor gobernador Alberto Rodríguez Saá”, dijo) no había salido, decidió “atrincherarse” en Tribunales. Una protesta que tuvo una notoria repercusión en los medios nacionales. Como nunca, y casi inmediatamente, el ex gobernador fue “noticia” en diarios como Clarín y La Nación y la misma agencia Télam, entre otros.

Además de la importante difusión que tuvo en el periodismo local y nacional, una fila de dirigentes de la “oposición” salió rápidamente a expresar su repudio por la tardanza de la Justicia en definir la habilitación del partido que acordaría una "alianza" con Cambiemos, como también a denunciar la “dependencia” de los jueces con el poder político de San Luis.

Solamente tres días duró la “vigilia” del diputado nacional, ya que en la madrugada del jueves el juez Ruta “sacó” el expediente. Como era de esperar, el partido de ex aliado de los hermanos Rodríguez Saá fue autorizado para competir en las elecciones de este año.

Campanas de palo

En la madrugada del 14 de diciembre de 2009, a la orilla de un camino vecinal, cerca de uno de los accesos a la planta de Tubhier, fue hallado el cuerpo de Karen Giuliana Leal. Desde entonces, la investigación, fundamentalmente por falta de infraestructura que padece la Justicia y la Policía, nunca llegó a una pista firme.

La niña fue asesinada de 21 puñaladas y su cuerpo arrojado a un descampado donde había un basural.

El 19 de septiembre de 2014, tras cinco años de una lucha sin consuelo y sin respuestas, murió Carina Leal, la mamá de Karen.

Carina peregrinó los pasillos de los Tribunales de Villa Mercedes buscando respuestas. Su lucha no “mereció” una sola línea en algunos de los medios nacionales que tantas páginas le dedicaron en los últimos días a la “protesta del ex gobernador de San Luis”.

Los años pasaron y la salud de la mamá de Karen se fue deteriorando hasta que su vida se apagó. El crimen, la impunidad y la falta de apoyo al reclamo de justicia se cobraron así una nueva víctima. Tampoco eso fue suficiente para que el caso, que engrosa la lista de causas sin aclarar en San Luis, tuviera suficiente repercusión más allá del esfuerzo de algunos pocos medios locales.