14Diciembre2017

Usted está aquí: Home San Luis en Off El “Frente opositor” y las ambiciones personales: "Que el árbol electoral no tape el bosque del éxito"

El “Frente opositor” y las ambiciones personales: "Que el árbol electoral no tape el bosque del éxito"

Por Ricardo André Bazla . El Frente opositor más importante desde 1983 hasta la fecha, ya fue inscrito en la provincia de San Luis. Con el fenómeno político-sociológico de estar liderado por quien tiene más antecedentes en el gobierno que en la oposición, como ocurrió en su momento con el ya fallecido Intendente puntando Carlos Ponce.

 

Pero la construcción del éxito del nuevo conglomerado, depende más del autocontrol de las ambiciones personales de sus protagonistas, que de la propia decisión popular, cuya mayoría ya parece haber tomado la decisión de poner fin a la etapa feudal de San Luis.

Sus resultados comenzarán a verse, o a anticiparse, si los principales actores políticos asumen la obligación de no ser funcionales al sistema que dicen combatir.

En estas cosas hay que ser claros y concretos. Ya no hay tiempo para disimular aspiraciones, pero cuidado que si esas aspiraciones son desmesuradas, puede ir en juego el destino de la provincia.

Democráticamente ya no podemos tolerar un período más de la misma familia en el gobierno, aunque esa determinante decisión depende más de los dirigentes opositores que de los propios oficialistas que quisieran continuar en el poder mientras respiren.

Un Frente Provincial políticamente exitoso en 2017 y que pueda presentarse como alternativa de gobierno en 2019, se construye desde la humildad de reconocer por dónde pasan los liderazgos. Algunos recientes opositores se convirtieron en oficialistas resignándose ante quienes dominan San Luis en las últimas tres décadas. No quiera el destino que algunos opositores, por hacer valer sus desesperaciones electorales, se conviertan en disfrazados oficialistas.

Entonces, si de eso somos conscientes, pequeño favor le haríamos a la construcción institucional provincial si presenciáramos disputas desmedidas en postulaciones o resolución de ellas por medio de las tramposas Primarias que el régimen ha diseñado, pues ello haría que unos pocos ansiosos de figuración queden en alguna esporádica marquesina electoral, pero no en la pila de votos de los ganadores.

Vuelven a surgir quienes están más preocupados por las elecciones internas que por el destino de la provincia. Y es allí cuando el feudo recupera su sonrisa y consuela sus interminables insomnios.

A esta altura de la historia del régimen, sería un verdadero despropósito que desde la oposición se le diera la razón a los noveles gestores de políticas supuestamente nacionales y populares, luego de treinta años de ejercicio de neoliberalismo pleno desde el gobierno provincial.

La decisión está en unos pocos, sobre quienes tenemos la esperanza de que el árbol de las candidaturas no les tape el bosque del éxito opositor que San Luis necesita.