El juego de los hermanos: Alberto en contra y Adolfo a favor del Fondo Monetario Internacional

Mientras Alberto salió a cuestionar duramente al gobierno macrista por el endeudamiento, su hermano Adolfo firmó un documento en apoyo a las negociaciones con el FMI.

 

Bien podría tratarse de una nueva interna inventada por los hermanos, veteranos políticos que detentan el poder en San Luis desde 1983, pero no deja de llamar la atención. A punto tal que algunos medios nacionales, no muy familiarizados con el consabido juego que más de una vez maniobraron Alberto y Adolfo, lo reflejaron en grandes titulares como un “enfrentamiento” entre el gobernador y el senador nacional.

“Alberto Rodríguez Saá estalló contra Adolfo por haber apoyado a Macri y al FMI”, dice el título de una nota que difundió el sitio “Eldestapeweb.com”.

El jueves de la semana pasada, Alberto Rodríguez Saá, había declarado su absoluto rechazo las políticas del gobierno nacional, particularmente por las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero, este lunes, el senador Adolfo Rodríguez Saá firmó un documento, junto con otros legisladores de la Cámara Alta, por el cual le manifiesta su “compromiso y voluntad” al presidente por defender “los intereses de todos los argentinos", luego de la reunión que mantuvo en la Casa Rosada para discutir sobre las negociaciones con el FMI.

Además de Adolfo Rodríguez Saá (Bloque Justicialista San Luis), también firmó el documento el otro senador por San Luis, Claudio Poggi, de quien ya se sabe que apoya todas las medidas del gobierno macrista.

El texto fue rubricado además por Luis Naidenoff (Cambiemos); Ángel Rozas (UCR); Humberto Schaivoni (PRO); Roberto Basualdo (Bloque Producción y Trabajo); Myriam Boyadjian (Movimiento Popular Fueguino); Miguel Ángel Pichetto (Argentina Federal); Juan Carlos Romero (Interbloque Federal); Guillermo Pereyra (Movimiento Popular Neuquino); Cristina Fiore (Pares); Carlos Reutemann (Santa Fe Federal); Ada Iturrez de Capellini (Frente Cívico por Santiago); entre otros.

Alberto y Adolfo se muestran así enfrentados en sus posturas por las negociaciones con el Fondo. Pero los sanluiseños miran con desconfianza la “manifiesta” diferencia de posiciones entre el gobernador y el senador. Piensan, no sin argumentos, que como otras tantas veces, las “pugnas” entre los hermanos nunca son una “cuestión de fondo”.