Usted está aquí: Home San Luis ADEM repudió los dichos del obispo Martínez y pidió la intervención del ministerio de Educación

ADEM repudió los dichos del obispo Martínez y pidió la intervención del ministerio de Educación

La Asociación por la Defensa de los Derechos de las Mujeres salió al cruce del mensaje misógeno, homofóbico y pro dictadura del obispo de San Luis.

 

“Todo es como un paquete. Discriminan a las mujeres, a quienes consideran que no son iguales a los varones, con conceptos del heteropatriarcado. Entonces, lógicamente apoyan todo lo que sea violencia y discriminación”, sostuvo la presidenta de ADEM, Lili Manini.

La dirigente contó a San Luis Noticia que a raíz de los mensajes que el obispo de San Luis, Pedro Martínez, expuso ante alumnas de la Escuela Paula Domínguez de Bazan “el martes presentamos una nota ante el ministerio de Educación para que intervenga y estamos esperando una contestación”.

Martínez, el obispo, concurrió la semana pasada a la escuela invitado por las mismas autoridades del establecimiento para dar una “charla filosófica” sobre “el orden natural de las cosas”.

En su contacto con las alumnas de 6° año del establecimiento “habló sobre el lugar ‘natural’ que las mujeres deben tener en la familia y en la sociedad, relegándolas a situaciones de subordinación en todos los ámbitos” contó Manini. “Es muy grave, porque este tipo de pensamientos tan aberrantes conducen a situaciones de ‘violencia admitida’ contra la mujer y se llega así acasos extremos de femicidio. Lamentablemente, eso es lo que está pregonando la iglesia a través de su vocero en San Luis”, advirtió.

La presidenta de ADEM reflexionó sobre las insólitas posturas que expuso el obispo en la tradicional e histórica escuela de la ciudad de San Luis: “Si Doña Paula se enterara de lo que pasó en la escuela se levanta de la tumba, porque justamente ella creó la escuela a fines del siglo XIX para que las niñas, que en ese tiempo no tenían muchas posibilidades, tuvieran una educación igualitaria; que aprendieran a leer y escribir y así acceder a otras alternativas de desarrollo personal y laboral …Ahora, lamentablemente y después de tanto tiempo de aquella impronta, vemos que estamos retrocediendo”.

Manini aclaró que acudió al ministro de Educación, Marcelo Amitrano, para reclamar que se respete la Ley Nacional N° 1420, que establece el sistema educativo nacional de enseñanza obligatoria, gratuita y laica. “De ninguna manera se puede permitir que intervengan cuestiones religiosas y, encima, abordando temáticas que representan un claro retroceso en el avance de los derechos de las mujeres que tanto han costado alcanzar”.

“En esto que ha pasado también tuvieron responsabilidad las autoridades de la escuela, por eso también nos pareció pertinente pedirle explicaciones a la autoridad máxima de Educación de la provincia. Estamos esperando respuestas”, remarcó.

Lili Manini se lamentó, además, que en San Luis aún no se implementa la Ley de Educación Sexual Integral en las escuelas, como tampoco una propuesta que impulsan organizaciones civiles para una educación que incluya la cuestión de la perspectiva de género.

“La verdad es que no salimos del asombro, porque también nos estamos enterando que tuvo expresiones sobre la homosexualidad y la dictadura que son realmente lamentables. L o que pasa es que es todo un paquete. Así como discriminan a las mujeres apoyan implícitamente todo lo que sea violencia, injusticias y los más graves delitos”.

Tal como adelantó ayer San Luis Noticia, el obispo Martínez, al responder a una de las alumnas que le preguntó sobre la relación entre Iglesia y dictadura en esa época “justificó el genocidio pidiendo perdón", al tiempo que se excusó “diciendo que fue un ‘mal que se hizo’ para ‘llegar a un bien”.

El religioso no explicó claramente cuál era ese bien, pero sí dejó en claro su postura al remarcar: "si ahora hubiera una dictadura no estaría mal ¿no?". Al mismo tiempo, justificó los actos de la Iglesia Católica argumentado que otras religiones “también hacen cosas malas”.

Habló sobre el famoso orden natural de las cosas con un ejemplo que bien podría compararse con una argumentación medieval: “una silla es una silla, que sirve para sentarse y nada más”, haciendo referencia a la familia heteronormativa, criticando reaccionariamente al Colectivo LGTBI.

 

Por último, insistió en que la Iglesia está totalmente en contra del matrimonio igualitario, aclarando que este es un derecho de todas las personas, “a pesar de que algunas sean homosexuales”.