El gobierno dice que La Rioja tomará el modelo de San Luis para la formación de sus policías

Así lo difunden funcionarios del gobierno, tras la visita del ministro de Educación de La Rioja. Los antecedentes de maltratos en la Escuela de Cadetes de San Luis.

 

El viernes pasado, el ministro de Educación, Ciencia y Tecnología de La Rioja, Juan José Luna Corzo, visitó San Luis para interiorizarse del funcionamiento del Instituto de Seguridad Pública Provincial.

El funcionario riojano se reunió con los ministros de Educación y de Seguridad de San Luis, Natalia Spinuzza y Ernesto Nader Ali, para conocer detalles del sistema de formación policial que realiza San Luis desde hace 15 años y bajo la órbita del Ministerio de Educación.

“Tuvimos un hecho trágico, que ocurrió dentro de la Escuela de Cadetes de Policía, donde a partir de una práctica excesiva y hasta abusiva en la instrucción física, finalizó con 15 chicos internados y uno de ellos que falleció el fin de semana pasado”, recordó el funcionario riojano ante la prensa sanluiseña.

Explicó que el gobernador de La Rioja tomó una decisión profunda de llevar a cabo un proceso de reformulación desde los cimientos en la formación de los policías. “Una de esas decisiones fue la de transferir la Escuela de Cadetes desde el ámbito de la Policía al Ministerio de Educación y la única experiencia que existe en el país es la de San Luis, que es una experiencia de avanzada en la cual queremos ingresar”, detalló.

Por su parte, Spinuzza señaló que a su colega riojano le explicaron que en el instituto puntano “brindamos una formación destinada a estudiantes y por lo tanto el trato para todos los ingresantes tiene una marcada impronta en los derechos humanos”.

Si bien es cierto que San Luis marca diferencias con relación al organigrama funcional de la Escuela de Cadetes, ya que los estudiantes aspirantes dependen de Educación en su etapa de formación para luego pasar a la órbita de Seguridad ya egresados, en los últimos años salieron a la luz denuncias por maltratos en el Instituto de Formación de Policías “Juan Pascual Pringles”

En abril de 2014 un cadete denunció a dos alumnos de tercer año por maltrato. Dijo que uno de sus compañeros se lesionó en un “baile” en la Plaza de Armas, donde quedó “sangre derramada en el piso”.

En mayo de 2013 el padre de un cadete que cursaba sus estudios en el Instituto denunció ante medios de prensa que un dragoneante mandó a su hijo y a otros compañeros a la Plaza de Armas con poca ropa en una madrugada de bajo cero, “los dejó tirados en el piso durante dos horas…Son prácticas de la dictadura militar".

El caso Casandra

En la noche del 14 de noviembre de 2012, el oficial principal Walter Miranda hirió de un disparo a la cadete Casandra Anabel Fernández Pascual, cuando daba instrucciones para llevar a cabo un ejercicio en las sierras de San Luis.

Ese día, 69 cadetes del tercer año del Instituto “Juan Pascual Pringles” había ascendido al Cerro Retama, ubicado a 2100 metros sobre el nivel del mar, para realizar “prácticas”.

El instructor había cargado su arma pistola Glock calibre 9 milímetros semiautomática, porque estaba por practicar tiro, pero luego -según las explicaciones que dio él mismo en la Justicia- olvidó quitar el cargador para el ejercicio. Se subió a una piedra, apuntó contra la joven y la bala salió directo al ojo derecho de la joven cadete.

Casandra murió luego de tres días de agonía por una hemorragia cerebral.