Crítico análisis de la situación económica del país y el inicio de las negociaciones con el FMI

Julio Gambina, miembro del Centro de Pensamiento Crítico Pedro Paz, analiza la coyuntura, signada por la corrida cambiaria y la polémica negociación con el FMI.

 

“La corrida cambiaria no se terminó, la volatilidad crece y el dólar cerró el viernes a 24 pesos por dólar, porque el Banco Central vendió 1.100 millones de dólares, una cifra gigantesca que, en los últimos meses, llega a casi 9 mil millones de dólares para que no se dispare el dólar a un precio que hoy nadie puede predecir a cuánto puede llegar”, advirtió el doctor Gambina.

El integrante del Centro Pedro Paz hizo un breve recorrido sobre los puntos más álgidos que atraviesa hoy la economía de la Argentina:

- “Hay que recordar que esa cifra (9 mil millones de dólares) es similar a la deuda que asumió el ministro de Finanzas a principio de año, y que se festejó con mucha algarabía porque se decía que estaba anticipando las necesidades financieras del año, aprovechando tasas de interés que después iban a subir, tal como se verificó con la tasa de interés de EEUU”.

- “Esos 9 mil millones de dólares eran parte de los 30 mil millones de dólares que es el déficit externo que acumula la Argentina. Muchos estiman que esas necesidades financieras llegan a 40 mil millones”.

- “De todas maneras, una cifra o la otra supone un gigantesco esfuerzo del conjunto de la sociedad en función de cómo está la Economía argentina trabajando”

- “Son 9 mil millones de dólares de reservas internacionales destinados a la especulación, para intentar frenar que los especuladores sigan haciendo subir el dólar, es decir, deteriorando la capacidad de compra del peso que perciben jubilados, trabajadores de la mínima o en situación irregular… y todos sectores de bajos ingresos”.

- “Esos 9 mil millones de dólares tomados en enero ingresaron al Banco Central como deuda y en estos meses el BC los ha acreditado en cuentas particulares o instituciones que especulan, o con letras del tesoro, o letras del BC, títulos públicos diversos o privados y que en la coyuntura se van a la divisa, especialmente al dólar”

- “La conclusión es que se están dilapidando reservas internacionales que se constituyen con deuda pública, que paga el conjunto de la sociedad. Se dilapidan esos préstamos que se toman y van a parar a particulares o instituciones privadas para satisfacer la demanda de los especuladores”.

- “Uno podría discutir el uso de las reservas internacionales, que podrían tener destinos total o parcialmente distintos, o sea para otros fines como desarrollos productivos, de carácter nacional, regional; favorecer destinos productivos que resuelvan los temas de desempleo. Pero queda claro que hay una orientación de la política económica, financiera y monetaria para satisfacer esta demanda de especulación”.

- “En este marco, se recurrió al FMI con beneplácito explícito del gobierno de EEUU que es el principal accionista del FMI”.

- “No es un detalle menor que en marzo la directora del FMI haya avalado el rumbo de la política montería y el ritmo de funcionamiento de las reformas económicas, lo que el gobierno define como gradualismo. Y si uno es jubilado cuesta pensar que lo que ha ocurrido con la reforma de diciembre es gradualismo, o si se es trabajador regular y con el techo del 15 % en paritarias, contra una inflación que por lo menos pinta igual que el año pasado, dificulta creer que eso es gradualismo

- “Este pedio de asistencia financiera del FMI va a venir acompañado por condiciones, que será ajuste fiscal -que el gobierno viene llevando adelante y lo define como gradual- más fuerte”.

- “No solo las condiciones del FMI van a ser por el ajuste y reformas estructurales…será también para la liberalización de la economía argentina, como si no estuviera suficientemente liberalizada”.

- “Es más, el déficit financiero tiene que ver con el déficit externo, generado por más importaciones que exportaciones, por el libre movimiento turístico que supone más argentinos en el exterior que extranjeros visitando, como por las recurrentes remesas al exterior sin perjuicio de esa cantidad de inversores locales y extranjeros que actúan en Argentina y ahorran en divisas”.

- “Uno puede sospechar que esta corrida cambiara actúa con una doble presión: de los sectores económicos para el ajuste y la reforma, tratar de doblegar la resistencia que hay en el movimiento obrero por flexibilización laboral y el deterioro de ingresos laborales y también para inducir a un chantaje al conjunto de la sociedad en pinzas del poder económico que actúa en la Argentina…; y de un gobierno que podrá decir que, ya que el FMI nos ayuda, hay que cumplir con la condicionalidades que se descargan sobre el conjunto de la sociedad sin perjuicio de decir que la devaluación del 30 % se descargará sobre los precios. Algunos dicen que no totalmente. Pero, aunque fuera así, una parte de la devaluación de la moneda se traslada a precios, lo que preocupa y afecta a los sectores de menores ingresos

- “Esta corrida tiene muy pocos beneficiarios y muchos perjudicados, la mayoría de la sociedad. Y esa negociación con el FMI no trae buenas noticias porque consolida esta ecuación y podemos prever que, así como a principio de año entraron 9 mil millones de dólares y se fueron a la especulación, esos 30 o 40 mil millones de dólares que ponga el FMI servirán para seguir financiando la fuga de capitales”.

- “Todavía falta la respuesta de la sociedad, en términos de protesta, para cambiar el rumbo de la Argentina en estas reformas de la economía”.