19Noviembre2017

Usted está aquí: Home Villa Mercedes Recortes y despidos - Los gobernadores y los legisladores no deben hacerse los distraídos

Recortes y despidos - Los gobernadores y los legisladores no deben hacerse los distraídos

Además de la distribución de los fondos fiscales, la Nación y los gobernadores deberían incluir en la agenda los “ajustes” y los “despidos” en organismos nacionales.

Por estas horas, el gobierno de Mauricio Macri busca acordar con las provincias la nueva distribución de los fondos fiscales, donde sobresalen algunos datos, entre ellos, los dineros “extra” que recibirá Buenos Aires: 20 mil millones o 40 mil millones, según quién haga los cálculos, para “frenar” el viejo litigio de los “fondos del conurbano bonaerense”. Otro aspecto que trascendió en la primera reunión entre la Nación y las provincias fue que estas últimas podrían llegar a un acuerdo “siempre que no les toquen los dineros que les corresponde en concepto de coparticipación”.

Si bien aún no hay acuerdo entre las partes y el primer encuentro no tuvo la “foto” esperada por el presidente, no se descarta que el consenso llegue, si es que se trata nada más que de los dineros que, con todo derecho, no quieren resignar las provincias.

Buenos Aires, con la gobernación de María Eugenia Vidal, sería la más beneficiada en esta pulseada. La principal figura de Cambiemos tendría un futuro más que promisorio con esos “fondos extras” que la nación le giraría. Para tener una real magnitud de lo que representan esos dineros de “caja chica”, el presupuesto total de este año de la provincia de San Luis es de poco más de 21 mil millones de pesos y para el año que viene se calcula en más de 26 mil millones.

Otro parámetro: es menos de lo que la Nación le debe a San Luis que, según el fallo de la Corte Suprema de Justicia de noviembre de 2015, el monto llega a 15 mil millones de pesos, los que aún no fueron pagados.

Pero más allá de los números, la coparticipación, los datos duros y los previsibles acuerdos, la situación que los mandatarios provinciales deberían analizar es de dónde saldrán los fondos “extras” que la Nación le dará a Buenos Aires y los que, eventualmente, les mantendrá a cada una de las jurisdicciones para llegar al ansiado consenso. Porque detrás del acuerdo con los gobernadores está la intención de la gestión macrista de aprobar el polémico paquete de reformas laborales en el Congreso, reiteradamente denunciada por sindicatos y organizaciones de base de los trabajadores.

Pero aún al margen de la reforma laboral, los informes que ya se precisan en el Presupuesto 2018 de gobierno nacional prevén para el próximo ejercicio un ajuste, con despidos incluidos, en organismos nacionales como Anses y el INTA. Esos “recortes” explicarían, en parte, de dónde saldrán los fondos extras para María Eugenia Vidal y, también, para conformar a los gobernadores en vistas al acuerdo en la distribución de los dineros fiscales.

Anses

Un informe de la Fundación Abdala advierte sobre cómo perjudicaría a este organismo nacional la redistribución del Fondo del Conurbano

Anses “llegaría a perder alrededor de 67,8 mil millones de pesos en 2018. Esto se produce debido a que el organismo, pese a ganar el 30 por ciento del impuesto al cheque (60,5 mil millones) dejaría de percibir el 20 por ciento de lo recaudado por ganancias (128,3 mil millones)”, dice el informe.

Agrega que a este resultado se llega “aun si consideramos que parte del acuerdo es que el impuesto al cheque pase a ser distribuido en su totalidad hacia este organismo (junto con el proyecto de Presupuesto 2018 se incorporó una propuesta de distribuir a favor de Anses el 70 por ciento que actualmente va hacia el Tesoro, mientras que el restante 30 por ciento va a la masa coparticipable)”.

“Sin embargo –añade el documento–, un punto parece haber sido pasado por alto en esta discusión, y tiene que ver con una de las propuestas de la reforma tributaria que está próxima a discutirse: en el paquete de cambios que el gobierno nacional busca impulsar se encuentra la virtual eliminación del impuesto al cheque, al dar la posibilidad de considerarlo de forma plena como un “pago a cuenta” del impuesto a las ganancias (...). De esta manera, en los hechos sólo una minoría de las personas terminará por enfrentar la carga de este impuesto (monotributistas principalmente)”.

INTA

El viernes, en Villa Mercedes, Trabajadores del INTA San Luis se sumaron a una jornada de protesta nacional para advertir sobre un plan de ajustes y despidos del gobierno en ese instituto.

“Van a recortar 300 millones de pesos para 2018, lo que significa el cierre de unidades y de fuentes laborales”, advirtió Sergio Godoy, de APINTA San Luis (ver nota aparte).

No solo coparticipación

Es decir, si los gobernadores van a firmar un acuerdo con la Nación con la vista puesta solamente en los dineros de la coparticipación se quedarán con una visión parcial y egoísta de la situación y del plan de fondo que busca apuntalar Macri.

La masa coparticipable es solamente una parte, tan importante como el plan de ajuste, porque este último implicará cientos de despidos. Familias que se quedarán sin su fuente laboral y, consecuentemente, generarán más crisis en cada uno de los lugares donde hay delegaciones de Anses o unidades de extensión del INTA. Crisis que pegarán de lleno, como cachetadas, a los mandatarios provinciales o municipales de cada una de las jurisdicciones. Crisis que, pese a ser generadas por el mismo gobierno nacional, Macri las mirará de lejos.