14Diciembre2017

Usted está aquí: Home Villa Mercedes “La OMC está en crisis y no resolverá los problemas de los países más perjudicados por los acuerdos”

“La OMC está en crisis y no resolverá los problemas de los países más perjudicados por los acuerdos”

“¿Libre Comercio para qué y para quién?”, se preguntó Jaime Estay Reyno en su crítico análisis sobre las consecuencias de la OMC para los países menos desarrollados.

El académico e investigador, radicado en México, docente de la Universidad Autónoma de Puebla, disertó anoche sobre “La Organización Mundial de Comercio en Argentina. Desafíos para América Latina”, en la sede de la Escuela de Economía, Negocios y Transferencia Tecnológica, en el marco del Encuentro Internacional “Pensando desde Nuestramécia: Crisis y Emancipación”.

“Desde la creación de la OMC, en 1995, los países desarrollados no cumplen con compromisos tales como la eliminación de las políticas de protección a través de subsidios a las producciones agrícolas y textiles y tampoco con la reducción de los elevados costos por Propiedad Intelectual. Estos temas, que traen grandes perjuicios para los países atrasados, nunca se resolvieron y todo indica que no hay posibilidades de que se solucionen”, sostuvo.

Así, Jaime Estay Reyno habló de lo que pasó con la OMC desde que se puso en marcha y también de lo que sucedería en la próxima Conferencia Ministerial de la OMC que se realizará en Buenos Aires del 10 al 13 de diciembre.

“En la reunión que se hizo en Seattle en 1999, transcurrido 5 años desde que se creó la OMC, ya había un balance muy claro que se repite hasta hoy y se podría sintetizar de la siguiente manera: aquellos compromisos que implican ganancias que favorecen a países desarrollados se cumplen bien y rápido; y aquellos cuyo cumplimiento favorecía a los países atrasados se cumplen poco y muy lento”, explicó.

“A pocos días de la 11° Reunión Ministerial de la OMC, que se realizará en Argentina, parecería que se presentarán dos posturas básicas. Una, de los países atrasados que dirán ´paremos y revisemos’ y otra de los países desarrollados que dirán ´avancemos e incorporemos más temas”.

“Con relación a los nuevos temas que pedirían ser incorporados por los países desarrollados -agregó- algunos hablan de liberar todo lo relacionado con el comercio electrónico, algo de mucho interés para las grandes empresas, que implica el uso de datos personales. Es decir, quieren tener accesos a esas informaciones para dirigir al máximo sus estrategias con el fin de multiplicar sus capacidades de penetración”.

“Otro tema es la desregulación total de los servicios. Es una idea que vienen planteando los países desarrollados desde hace tiempo, apuntando a todos los servicios, incluidos la Salud, la Educación, el agua…Es decir, la privatización de los servicios básicos con la apertura de la transnacionalización”.

En ese marco, Estay Reyno hizo una reflexión al final de su análisis: “se asume, como un precepto, que se debe acatar y avanzar en el libre comercio como una meta final, pero lo que uno debería preguntarse es algo que seguramente no se va a discutir en la reunión y que considero importante: ¿Libre comercio para qué? ¿Libre comercio para quién? ¿Bajo qué condiciones tiene sentido avanzar en el libre comercio?”.