Una motocarga lo esperaba a Gregorio Coronel, uno de los 13 carreros que recibió ayer el vehículo para reemplazar a su mulita blanca. Se cumple la primera etapa del plan “Villa Mercedes libre de trabajo animal”.

Una mañana atípica la de ayer en Villa Mercedes. Nublada y fresca. No parecía de verano. Tampoco el paisaje que mostró el predio del anfiteatro Héctor Aubert fue el habitual. Allí la Municipalidad llevó 13 motocargas y convocó a 13 carreros. A ellos les entregó los vehículos que usarán ahora para ganarse la vida y llevar el pan a cada familia.

Se trata de la primera etapa del pan “Villa Mercedes libre de trabajo animal” o “Ciudad sin transporte tracción sangre”. Como quieran llamarlo, el programa contempla el reemplazo, por etapas, de os 120 carros tirados por caballos que se registraron en la Municipalidad, por modernas motos con el equipamiento necesario para cumplir con la tarea.

Coronel es un vecino conocido en Villa Mercedes. Fue uno de los primeros en llegar al predio. Desde que pisó el complejo Aubert no dejó de abrazar a su mulita blanca, que pastaba en medio de las modernas motos. “Hoy cumplimos el sueño de dejarla descansar”, iba a decir después Gregorio, en un mensaje que dirigió a todo el “público” que se juntó para participar del acto.

Los primeros carreros que recibían los vehículos estaban emocionados por igual. También los integrantes de la agrupación “Por una ciudad sin trabajo animal” que se juntaron hace tres años bajo un sentimiento común: el amor a los animales y la angustia al verlos sufrir transportando cargas, en algunos casos, más allá de sus propias fuerzas.

El acto contó con la presencia del intendente Mario Raúl Merlo, el subsecretario de Desarrollo Sustentable, Mario Mondelli y la jefa del Programa Tenencia Responsable de Animales, Laura Ferrer, entre otras autoridades.

“Estamos felices porque, pese a la situación del país, pudimos comenzar con este compromiso, adquirir las motos y hacer la primera entrega. La próxima está programada para mediados de 2019”, comentó Ferrer.

La satisfacción y el alivio de los funcionarios municipales tiene sus razones. Cuando anunciaron el plan y llamaron a licitación para la compra de las motos, el dólar era una cosa, y al finalizar el castigado 2018, era otra. Eso se tradujo en un aumento de más del 100 % de los vehículos. “Igualmente, el intendente se había comprometido y se pusieron los esfuerzos para iniciar el plan”, remarcó.

Más emotivos fueron los mensajes de los carreros. Dos de ellos hablaron en nombre de los que se sumaron al programa: Gregorio Coronel y Víctor Guzmán.

“Llegó el día que habíamos soñado, el día que esperábamos para dejar descansar a nuestros caballos. En mi caso a la mulita blanca”, contó Coronel.

“Esa mulita era lo único que tenía para darle de comer a mi familia y llevarles el pan todos los días. Lo mismo pasa con todos los carreros”, añadió.

El carrero agradeció al Merlo y a Laura Ferrer “por darnos una vida mejor, para nuestras familias, para nuestros hijos”.

Recordó algunas situaciones que vivió en su tarea de transportar cargas: “Muchas veces los que nos contrataban nos pedían que cargáramos demás el carro. Yo les decía que no, porque la mulita no podía…En otras ocasiones, cuántas veces llevamos arena a gente de plata y pasamos años sin poder cobrarles…”

Víctor Gómez, otro de los carreros que recibió la moto, sostuvo: “Cuando se puso en marcha este plan veíamos que por la situación del país podía peligrar, por eso le agradecemos a la Intendencia por no bajar los brazos y a los compañeros por sumarse a esto que es simplemente ayudarnos a vivir mejor”.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.