La promocionada interna de los hermanos alcanza ribetes que bien podrían guionar una mala comedia de enredos, llena de paradojas y falsedades que rozan el absurdo.

La última noticia sobre el supuesto enfrentamiento entre el senador nacional y el gobernador de San Luis viene de la Justicia Federal, donde se hizo lugar a un pedido de impugnación que Adolfo Rodríguez Saá presentó en contra de la convocatoria al Congreso del Partido Justicialista que hizo su hermano, Alberto Rodríguez Saá para el 8 de febrero.

Se trata de una medida cautelar que hizo lugar a la presentación de Adolfo Rodríguez Saá, como presidente del Consejo Provincial del PJ, junto con Carlos Sergnese, Alfredo Francisco Barzola y Mario Oscar Leal. La decisión del juez Juan Esteban Maqueda, refrendada por la secretaria Electoral Nacional, Sonia Randazzo, deja sin efecto la convocatoria al congreso hasta que se dicte una sentencia definitiva.

El 24 de enero pasado el presidente del Congreso Partidario del PJ San Luis, Alberto Rodríguez Saá, convocó al Congreso Provincial. El llamado fue publicado en un edicto en el Diario de la República cuatro días después.

La realización del Congreso se metía de lleno en la campaña electoral, ya que se daba por sentado que la convocatoria tenía la intención de proclamar la candidatura de Alberto Rodríguez Saá a su reelección. Antes, el mismo gobernador había anunciado el cronograma electoral anticipado: las PAS el 21 de abril y las generales el 16 de junio.

Tales decisiones dejaron con una amarga sensación al resto de los dirigentes y partidos que pretendían más tiempo para la campaña electoral o, en todo caso, rebatir bajo cualquier excusa las decisiones que se toman desde el Ejecutivo, al que ahora miran como el adversario a derrotar.

Entre los “opositores” al cronograma electoral está Adolfo Rodríguez Saá, uno de los que rechazó la fecha de las PAS, ya que -según afirmó- coincide con el día de la celebración de la pascua de resurrección, una de las ceremonias litúrgicas más importantes de los fieles católicos. A menos, en las declaraciones, esos fueron los argumentos.

Pero no solo la cuestión religiosa sirvió al senador nacional y sus seguidores para atacar el cronograma electoral. Basados en artículos de la Carta Orgánica del PJ, presentaron en la Justicia Federal el citado pedido de impugnación a la convocatoria del Congreso.

¿Bajo qué argumentos? Todos puramente formales y hasta ínfimos, si se tiene en cuenta lo que puede provocar la resolución que tomó la Justicia Federal. Por un lado, Adolfo Rodríguez Saá cuestiona que la convocatoria la hizo el presidente del Congreso, cuando eso es una Facultad del Consejo Partidario (hay que aclarar que el senador nacional es el presidente del Consejo del PJ).

Por otro lado, también rechaza el domicilio fijado para la convocatoria, ya que se cambió el lugar del último Congreso, lo que también sería facultad del Consejo.

Básicamente serían esos los principales argumentos que llevó a Adolfo Rodríguez Saá a pedir la impugnación. Pero llama la atención uno de los párrafos del escrito que obra en la Justicia Federal, plasmado por el mismo “impugnador”, donde acusa a su hermano de hacer firmar la convocatoria en la mima Casa de Gobierno y no en la sede del PJ, tratándose de una actividad partidaria y no de cuestiones relacionadas con la función Ejecutiva.

En ese marco, Adolfo Rodríguez Saá parece que no puso freno a la tentación de acusar a su hermano, Alberto Rodríguez Saá, de actuar bajo una “inadmisible confusión de lo público con lo privado”, algo que vienen haciendo descaradamente todos los gobernadores de las últimas décadas, que no son muchos.

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.