Con la declaración del único imputado en la causa, comenzó este miércoles en la Sala de Debates Nº 2 del Edificio de Tribunales de San Luis, el juicio contra Nahir Nazareno Pérez, acusado del delito de homicidio doblemente calificado, agravado por el vínculo y por mediar violencia de género, en perjuicio de Carla Pereyra.

A lo largo de los más de 40 minutos que duró su testimonio, Pérez contó como había conocido a Pereyra, reconoció que practicaba boxeo en sus ratos libres e insistió en que los golpes que presentó el cuerpo de la víctima ese 26 de junio de 2017 y que precipitó su muerte horas después, se los había realizado ella misma. El hecho sucedió en La Toma.

“No sé porque me denunció, ella se había pegado sola. Golpeó su cabeza contra un chifonier y luego empezó a pegar la nuca contra la pared y repetía que era una mala madre, que no servía para nada. Fueron cuatro o cinco golpes cortos. Después la agarré del brazo y la saqué afuera porque le faltaba el aire. Noté que tenía un chichón en la frente”, dijo Pérez, que en ese entonces tenía 17 años y Carla, 31.

Según el relato del joven, ese día la mujer tuvo una crisis nerviosa luego de mantener una discusión con su expareja, Emanuel Garro, por la tenencia del hijo en común que poseían.

“Garro vino a la casa, yo estaba arreglando una moto y de malas maneras me pidió que deje de hacer ruido. Sólo le contesté que tratara bien a Carla. Después ellos comenzaron a discutir y escuché que él le decía que quería la ropa del nene porque se lo iba a llevar”, dijo.

Y agregó: “Cuando se fue, Carla comenzó a llorar y repetía que era una mala madre, una basura. Tuvo un ataque de nervios, se pegó contra la mesa, después se cayó de la cama y empezó a pegarse contra la pared, con la cabeza, con la nuca. Como le faltaba el aire la saqué para afuera y ahí ella comienza a pedir auxilio”.

Según Pérez, una vecina escuchó los gritos y se acercó. La mujer preguntó qué había pasado, pero Carla no contestó. Después hizo la denuncia en una comisaría. Allí, Pereyra dijo que Pérez le había dado golpes con los puños cerrados en la cara, el cuerpo y que intentó ahorcarla.

Pérez además mencionó que Carla ante el menor golpe se le formaban hematomas por un problema de coagulación. Por esto, la defensa pidió que se incorpore al expediente la historia clínica de la mujer ya que la copia agregada de manera digital es “ilegible”.

La denuncia de Pereyra antes de morir

La declaración ante sede policial de Carla Pereyra fue leída por la secretaria de la Cámara Nº2, Griselda Murcia. En el texto, la mujer había denunciado que estaba de novia con Pérez desde hace un año y que si bien había sufrido escenas de violencia no había dicho nada por temor.

Según consta en la denuncia, el domingo 25 de junio de 2017 a las 22:30 horas, Pereyra recibió la visita de Garro para llevarse al hijo que tienen en común. Pérez también estaba presente. Allí, la expareja de Carla mencionó que ella lo había llamado.

“Ni bien se fue Emanuel, mi novio se sacó la campera y me empezó a reprochar de porqué había hablado con mi ex. Intenté explicarle, pero me empezó a pegar con los puños cerrados, me tiró de los pelos y me arrastró de un lado a otro. Me tiró a la cama y continuó pegándome. Me hizo caer de la cama y me pegaba contra la pared”, dijo en su declaración.

Y agregó: “Intentó ahorcarme, busqué escaparme por la ventana, pero me volvió a agarrar y me dijo que ´de esta no te vas a salvar´. En un momento que se alejó fui rápido hacia la puerta, saqué el pasador y salí. Él me alcanzó y me decía ´gordita porque te hiciste eso, estás mal, que estaba loca´. Llamé a una vecina y luego llegó la policía y me llevaron hasta el hospital”, concluyó la testimonial.

Cuestiones preliminares

Antes de la declaración de Pérez, el tribunal compuesto por su presidente Hugo Saá Petrino y los vocales, Gustavo Adolfo Miranda Folch y Julio de Viana, dio paso al planteo de las llamadas cuestiones preliminares, previas al inicio de la ronda de declaraciones.

Allí, el abogado del imputado, Víctor Cuesta, solicitó la nulidad del expediente por “privación ilegítima de la libertad” de Pérez. El defensor apuntó contra la jueza de Familia que instruyó la causa por no haberle dado la guarda del adolescente a los padres.

El letrado además dijo que se violaron los derechos del niño y de la Convención Interamericana de los Derechos Humanos, al enviar a su defendido a cumplir la prisión preventiva al Complejo Penitenciario Nº 2, ubicado en Pampa de las Salinas.

Por último, Cuesta pidió la nulidad de la calificación del hecho al igual que la pena solicitada.

Ante esas peticiones, el tribunal le dio la palabra al Fiscal de Cámara, Fernando Rodríguez, quien solicitó el rechazo de las nulidades planteadas por la defensa.

Las partes

Las partes que componen el debate oral están constituidas por: el tribunal integrado por Hugo Saá Petrino, Gustavo Adolfo Miranda Folch y Julio de Viana. La defensa está a cargo de Víctor Cuesta y Laura Mercolini; los abogados del particular damnificado son Mario Aimale y Cándido Assat (en representación del hijo de Carla Pereyra y Emanuel Garro); y el Fiscal de Cámara, Fernando Rodríguez.

La acusación

El fiscal subrogante a cargo de la Fiscalía Nº 3, Esteban Roche, solicitó al tribunal que, al momento de dictar sentencia, condene a Pérez con la pena de prisión perpetua por encontrarlo “autor materialmente responsable del delito de homicidio doblemente calificado, agravado por el vínculo y por mediar cuestión de género”.

Para el fiscal, la participación de Pérez en el hecho por el cual fuera procesado se encuentra acreditada. El Ministerio Público Fiscal basa su acusación en la denuncia policial que alcanzó a realizar Carla Pereyra, la declaración de los testigos que estuvieron con la víctima, la ubicación del imputado en la escena al momento de la agresión, los antecedentes de violencia de parte de Pérez contra Pereyra y la correlación de los golpes que la víctima relató con los informes médicos.

Es importante aclarar que, más allá del pedido que hizo el fiscal de prisión perpetua, la Cámara Nº 2 se debe limitar a declarar o no, la responsabilidad penal del imputado y la calificación legal del hecho, pero no le puede imponer pena.

Se produce lo que se conoce como “censura del juicio” y debe ser el Juzgado de Familia quién tendrá a cargo la responsabilidad de evaluar el monto de la pena y si es necesario, imponer las reglas de comportamiento.

Veredicto

El debate oral continúa mañana con la declaración de los testigos citados y se espera que para el viernes el tribunal de a conocer el veredicto en la causa.

Fuente: Prensa Poder Judicial

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.