El tribunal resolvió pasar a un cuarto intermedio hasta el próximo jueves a fin de resolver las cuestiones preliminares planteadas por la defensa.

El debate oral en la causa que investiga las denuncias contra el árbitro de fútbol Ariel Balza por golpear y herir de gravedad a su ex pareja Paola Guzmán, inició en la mañana de este lunes en la sala de juicios orales de la Cámara Penal Nº 1 de la Segunda Circunscripción.

Luego de la lectura de la requisitoria fiscal, la defensa, ejercida por el abogado Pascual Celdrán, planteó cuestiones preliminares. Por un lado, solicitó la excusación del Dr. Hernán Herrera y la nulidad de todo lo actuado por la falta de notificaciones y por la carencia de pruebas ofrecidas por su cliente. “Todo lo que he presentado lo hago con el fin de garantizar el derecho a la defensa”, explicó luego durante una entrevista.

Por otro lado, el particular damnificado, representado por los abogados Maria Laura Capobianco y Alberto Mariani, se opuso a lo planteado por la defensa del acusado. En tanto, el Fiscal de Cámara subrogante, Ernesto Lutens, expresó que deben abstenerse a la cuestión ya resuelta.

En consecuencia, el tribunal conformado Eduardo Sebastián Cadelago Filippi, Virna Milena Eguinoa y Hernán Herrera, resolvió pasar a un cuarto intermedio hasta el próximo jueves a las 12 a los fines de resolver sobre lo planteado.

Si bien hubo otras acusaciones por violencia de género que quedaron en el ámbito policial, el hecho denunciado que derivó en la causa que ahora se dirime en el juicio ocurrió el 23 de febrero de 2014 cuando el imputado se acercó a un vehículo estacionado en la intercepción de Av. Mitre y calle Curchod, donde se encontraba su ex pareja. En ese momento, el acusado pidió hablar con la mujer quien se bajó del auto y comenzó a caminar. El denunciado comenzó a levantar la voz y a ponerse agresivo. En un momento dado, la atacó con fuerte un golpe de puño en el rostro. Producto de la agresión, la víctima sufrió una fractura del maxilar inferior.

La lesión le produjo complicaciones en la salud que derivaron en una internación en una clínica privada, donde Paola estuvo en estado grave.

La denunciante y el acusado eran matrimonio y al momento del hecho se encontraban separados. Tienen dos hijos en común.

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.