“Como era de esperar, el desprecio del gobierno nacional por las provincias tuvo su correlato en los presupuestos de distintas ciudades argentinas”, sostuvo la concejal Daniela Serrano.

El intendente Enrique Ponce envió al Concejo Deliberante el proyecto de presupuesto para el ejercicio 2019, que, pese a la inflación y los consecuentes aumentos de los costos como también de los salarios, contempla solamente 9 millones más que el monto calculado para el presente año. “Un incremento del 0,5 % frente a una inflación del 50 %”, apunto Serrano.

La concejal kirchnerista advirtió que el proyecto es una “réplica” del presupuesto nacional, con los consabidos ajustes en los programas sociales que, en otras épocas, constituían el “eje central” de los objetivos de la intendencia.

Por eso, Serrano propone rechazar el presupuesto y exigirle que el Municipio que rehaga el proyecto. Así lo analiza en una nota de opinión que San Luis Noticia transcribe a continuación:

PRESUPUESTO DEL AJUSTE TAMBIÉN EN EL MUNICIPIO DE SAN LUIS

Como era de esperar, el desprecio del gobierno nacional por las provincias tuvo su correlato en los presupuestos de distintas ciudades argentinas, en algunos casos con el silencio cómplice de los intendentes. Se hace imperiosa la necesidad de analizar esta herramienta donde los ejecutivos plasman su programa anual de gobierno, y que debe ser aprobada o NO por las y los legisladores municipales, provinciales y nacionales.

En la Ciudad de San Luis, el presupuesto 2018 fue de $1670 millones, el intendente Ponce ha presentado un proyecto para el año 2019 de $1679 millones. Sólo 9 millones más. Sí, un incremento del 0,5% frente a una inflación estará en los 50 puntos. Sobre el total, el 75% estará destinado a gastos corrientes, es decir pago de sueldos y mantenimiento en la prestación de servicios básicos, como lo son alumbrado, barrido y limpieza.

Es inevitable comparar. En el año 2015 en mi ciudad, el municipio construía viviendas, desarrollaba programas inclusivos como Ellas Hacen, Fines, tráilers sanitarios, alimentos a precios populares, centro de mediación extrajudicial y hasta abría un supermercado en un barrio popular. Todo con financiamiento nacional. Con Macri, no hay proyectada ningún tipo de obra pública, no hay financiamiento para la construcción de viviendas, ni para programas educativos, laborales, sanitarios. Nos sacaron el Fondo Federal Solidario, que deja a nuestra Ciudad sin $70 millones, además de la quita de subsidios al trasporte público, costo que los intendentes querrán trasladar al precio del boleto y siempre pierde la gente.

Estos presupuestos ajustadores, no salen de un repollo, son la representación cabal de la idea que tienen del Estado y del rol que debe cumplir. El proyecto de la antipolítica, centralista y ajustador que representa Mauricio Macri tiene como consecuencia, llevar al Estado a su expresión mínima de tomador de deuda, dejando a la deriva a quienes sin su intervención y acompañamiento vuelven a ser invisibilizados, vuelven a ser “los nadie”. Las provincias queremos existir. No queremos un Estado Municipal que sólo se dedique a pagar sueldos y no tenga otra salida más que el endeudamiento.

YO LE DIGO NO AL PRESUPUESTO DEL AJUSTE EN MI CIUDAD.

Daniela Serrano

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.