Nadia Torres hizo público su “albertismo” reciente: “debatió” con su bloque porque no quiere que traten al gobierno de discriminador, ni de tener de rehenes a los villamercedinos.

En la sesión de este martes, el Concejo trató un pedido que impulsa el bloque Frente Unidad Justicialista dirigido al gobierno de San Luis para pedirle que incluya los cuatro proyectos presentados por la Municipalidad en el marco del Plan de Lucha Contra la Pobreza, y que gire los fondos respectivos.

Las diferencias entre la misma bancada y los conejales del bloque Cambiemos hicieron que el tratamiento de la declaración continúe la próxima semana. Mientras tanto, el proyecto será analizado en la comisión de Hacienda y Presupuesto.

El concejal Oscar Montero explicó que el 4 febrero pasado, el intendente Mario Raúl Merlo envió una nota al ministerio de Gobierno, Justicia y Culto para presentar cuatro proyectos en el marco del Plan de Lucha Contra la Pobreza, que implican un monto de más de 156 millones de pesos. Son para obras de transporte, agua cloacas, veredas, e iluminación.

“Este Plan de Lucha Contra la Pobreza viene del presupuesto del gobierno para 2019. El gobernador remitió a la Legislatura el proyecto en agosto y después hizo una rectificación en octubre. Durante el tratamiento, la cámara de diputados le incorporó una partida específica para algunos municipios. Luego de idas y venidas, esta partida se aumenta a 700 millones y se establece que es para la totalidad de los municipios de San Luis, distribuido según índices de coparticipación”, comentó.

En Diputados luego hubo una nueva modificación que establecía que los 700 millones debían girarse a los municipios en forma automática en 12 cuotas iguales.

“Pero el gobernador, amparándose en la constitución de San Luis, en su artículo 139, decide que se produjo una aprobación ficta del presupuesto debido a que habían transcurrido los 70 días del plazo para que sea aprobado de esa manera…pero sin las incorporaciones que surgieron durante el tratamiento del mismo. Es decir, quedó sin el artículo 15, que establecía el Fondo y su distribución”, advirtió.

“El gobernador, en ese momento, dice que se va a reunir con los municipios para distribuir los fondos y dar solución a la partida de 700 millones para todos los municipios de forma igualitaria…”, añadió.

Montero reveló la preocupación que surgió en el oficialismo municipal cuando, a través de informaciones de la agencia del mismo gobierno, “en distintos artículos se publica que el ministro de gobierno había recibido en febrero a municipios para sumarlos al Plan de Lucha Contra la Pobreza”, como también que, de un día para, otro “se difundió que se estaba venciendo el plazo para presentar proyectos en el Plan de Lucha Contra la Pobreza, cuando no hubo ninguna notificación al respecto”.

Contó que a partir de esas “novedades”, la Municipalidad de Villa Mercedes “presentó, como corresponde, los proyectos. En un primer momento, no fue recibido por el programa Asuntos Municipales, que depende del ministerio de Gobierno. Luego, decidimos los concejales de este bloque acompañar al intendente para reclamarle al ministro que reciba los proyectos. Finalmente se recibe la nota, pero el ministro manifestó que ya se habían fijado las condiciones en la reunión con el gobernador”.

Esas “condiciones” establecidas por Alberto Rodríguez Saá implican la renuncia de los fondos nacionales para poder acceder a las partidas del plan provincial.

“Este proyecto de comunicación que tratamos en el Concejo busca simplemente que se aprueben los fondos, porque Villa Mercedes tiene derechos a recibirlos. Poner cualquier tipo de excusa es estar en contra de los intereses del pueblo de Villa Mercedes, son fondos destinados a obras para los vecinos”, añadió Montero.

La primera diferencia en el bloque

Durante el debate, la concejal Nadia Torres (quien a fines de la semana pasada, a través de las redes sociales hizo pública su adhesión al Frente que lidera Alberto Rodríguez Saá) reprochó a sus compañeros de bloque la “terminología” usada en algunos puntos de los fundamentos.

“En nuestro Reglamento Interno, el artículo 32 habla de las prohibiciones y dice que están absolutamente prohibidas las alusiones irrespetuosas y las imputaciones de mala intención o nombres ilegítimos hacia los poderes”, afirmó.

“Pido que cuando se trate en comisión este proyecto, se extraigan esas terminologías agresivas de los párrafos 7, 8, 9 y 10 de los considerandos porque son no correctas para la redacción”, indicó.

¿A qué terminología se refiere? La concejal pidió concretamente que no se usen palabras y frases como: “condicionamientos”, “actitudes discriminatorias”, “ensañamiento”, que “nuestros ciudadanos están de rehenes”, o “decisiones caprichosas…”.

En la discusión intervino el concejal Carlos Andreotti (Frente Cambiemos) quien explicó que la aprobación ficta del presupuesto debería incluir los agregados que se incorporaron durante el tratamiento del proyecto en la Cámara de Diputados.

“Si bien es cierto que la constitución prevé que, a los 70 días de presentado, el presupuesto tiene que ser tratado por las cámaras, antes de ese plazo Diputados le dio tratamiento y media sanción al proyecto con modificaciones que ya contenía un artículo 15”, precisó.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.