“Tenemos la herramienta para garantizar que no haya despidos y no se corte la prestación del servicio”, justificaron los concejales del oficialismo, tras la aprobación de la emergencia.

Este miércoles, luego de una demorada sesión que había comenzado y pasó a un cuarto intermedio, se aprobó finalmente la declaración de la emergencia en la prestación del servicio de transporte urbano de pasajeros por 10 votos afirmativos, de los integrantes de los bloques Frente Unidad Justicialista y Cambiemos.

En tanto, la bancada Mercedinos por el Cambio, rechazó el proyecto e impulsó, sin conseguir el consenso, un despacho en minoría.

A partir de las 10, los concejales retomaron la sesión que habían dejado pendiente para continuar con el tratamiento del proyecto enviado por el Ejecutivo, aprobado por mayoría luego de un largo debate que se prolongó por más de 3 horas.

El sitio de la Radio de la UNSL en Villa Mercedes adelantó la noticia e informó que la emergencia contempla la creación de una comisión, integrada por 3 representantes de la Municipalidad y concejales que voluntariamente quieran sumarse.

La comisión convocará a todos los sectores, trabajadores, empresa y funcionarios de distintas áreas, para evaluar la situación del transporte urbano y elevar propuestas, las que luego serán analizadas por el Concejo Deliberante.

En sus considerandos, la ordenanza aprobada hace referencia al artículo N° 115 del proyecto de presupuesto nacional 2019, que deja sin efecto los convenios entre la Nación y las provincias, eliminando los subsidios al transporte de pasajeros.

En otro de los artículos, el presupuesto nacional, que ya tiene media sanción de Diputados, crea un “fondo compensatorio” de 6.500 millones de pesos para “compensar los desequilibrios financieros que se pudieran suscitar” a raíz de la eliminación de los citados subsidios.

“Se calcula una quita de esos subsidios de 50% al 85 %. Es decir que la aplicación de la ley producirá un fuerte impacto en la estructura de costos de las empresas, ya que esos fondos representan el 72 % del valor de los boletos”, advirtió la concejal Teresa Copolino.

Dijo que en el caso de la empresa Sol Bus, concesionaria del servicio en Villa Mercedes “desde septiembre pasado dejó de percibir uno de los subsidios nacionales, el SISTAU, a raíz de una medida adoptada por la Subsecretaria de Transporte de la Nación, debido a un conflicto judicial con la provincia por una ley que, no obstante, fue derogada en agosto. Si embargo todavía esos fondos no han sido enviados”.

Con ese contexto de crisis, la concejal sostuvo: “Se torna imprescindible que se declare la emergencia del sistema para evaluar todas las propuestas posibles con el fin de garantizar la prestación del servicio”, al tiempo que aclaró: “de ninguna manera esta ordenanza autoriza despidos, ni reducción de indemnizaciones, ni viáticos, ni horas de trabajo; como tampoco aumento del boleto, ni la quita beneficios a jubilados ni estudiantes”.

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.