El interventor de la UNViMe quiere que el camino de su candidatura a rector quede despejado a cualquier costa, recurriendo, incluso, a supuestas maniobras ilegales. Un caso podría llegar a la Justicia.

Mientras festeja logros ajenos, como el inicio de las actividades académicas para la carrera de Medicina (fruto de la lucha histórica de la comunidad villamercedina) el interventor de la Universidad Nacional de Villa Mercedes, David Rivarola, podría ser denunciado ante la justicia por presuntas irregularidades en el circuito administrativo del llamado a cubrir un cargo docente.

Se trata de la asignatura Matemática General, de la carrera Tecnicatura Superior en Gestión Ambiental (Escuela de Ingeniería y Ciencias Ambientales). A principio de año, por resolución N° 75, la UNViMe llamó a concurso para cubrir el cargo de “profesor adjunto” para la materia.

Pero la asignatura está a cargo del docente magíster Daniel Ardissone, como “profesor titular”, quien, al enterarse -por trascendidos- del llamado, presentó una nota a principio de marzo pidiendo explicaciones directamente al interventor, David Rivarola.

Como no tuvo respuesta, la semana pasada Ardissone presentó una segunda nota a la espera de una explicación en carácter de “urgente”, ya que están corriendo los plazos del llamado a concurso. Allegados al docente adelantaron a este medio que en los próximos días haría una presentación judicial.

Tal como adelantó San Luis Noticia, Ardissone es uno de los posibles candidatos a rector. En el interior de la UNViMe aseguran que, por lejos, tiene mejores chances que el mismo interventor, a raíz de sus aceitados acercamientos con sectores docentes y estudiantiles.

Por eso, la actual “intervención” de la universidad ve en el docente a uno de los principales “obstáculos” en el camino a ocupar el cargo por la vía democrática.

La “maniobra” que los allegados al docente sospechan que se pergeña detrás del llamado a concurso es clara: Ardissone tiene contrato como profesor “titular” en la asignatura, el que vence a fines de marzo. La “intervención” llama a concurso para un “adjunto”, un cargo que ganaría fácilmente por sus méritos y antecedentes, pero lo dejaría sin la posibilidad de presentarse como candidato a rector.

Otras de las sospechas es que, pese a sus méritos y antecedentes, lo “bocharían” en el concurso, más allá, incluso, que convalide presentarse al cargo como “adjunto”.

La “encerrona”, que sería una artera maniobra para lesionar derechos adquiridos por el docente, no le dejaría otra posibilidad a Ardissone que recurrir a la vía legal, algo que podría suceder en los próximos días.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.