“No es el momento de hacer política. Y esto lo hemos entendido los diez concejales que, sin banderías ni intereses partidarios, nos pusimos a trabajar por el transporte urbano”.

La concejal Teresa Copolino le respondió al bloque Mercedinos por el Cambio en la sesión de ayer, en la cual se aprobó la emergencia de la prestación del servicio de transporte urbano de pasajeros.

“Desde un bloque se pide respeto, pero para eso primero tienen que respetar, y considero que esa no es la manera, porque están tratando de confundir a la gente diciendo que los diez concejales vamos a declarar la emergencia para que dejar a los choferes sin trabajo. Eso es una falta de respeto”, sostuvo.

Los tres integrantes del bloque Mercedinos fueron los únicos de los 13 concejales que se opusieron a la aprobación de la emergencia y a integrar la comisión que evaluará la situación de crisis y trabajará en propuestas para el transporte urbano de pasajeros.

“Lo que busca la Municipalidad con esta emergencia es socializar los costos políticos”, indicó sin miramientos el concejal Pablo Muract (MxC), en una frase que sintetiza la razón de fondo que llevó a ese espacio a rechazar la posibilidad de trabajar junto con sus pares para enfrentar la crítica situación. A tono, Mónica Barroso y Luis Alvarez Moya cuestionaron la “política de transporte de la Municipalidad”, aunque, llamativamente, solamente al pasar se refirieron a la quita de subsidios por parte del gobierno nacional, lo que, en definitiva, disparó la crisis.

Por eso, Copolino les recriminó: “no es momento para hacer policía con la situación que atraviesan los trabajadores, sino trabajar, como lo hace Cambiemos, para convocar a todos los sectores y ver cómo salimos de la crisis. Pero eso solamente lo vamos a hacer diez concejales, pese a que somos 13 los que formamos parte del Concejo, a quienes nos eligió la gente para que la representemos”.

La “SAPEM Mercedina”

El bloque que integran Muract, Barroso y Alvarez Moya buscó “diferenciarse” a toda costa de las propuestas que, en el medio de la crisis, iban surgiendo del consenso entre los miembros del Legislativo. En ese marco hizo público, aunque no presentó formalmente, el proyecto de creación de una sociedad estatal municipal para que se haga cargo del transporte urbano de pasajeros.

Pero el proyecto de MxC no apunta solamente a la situación del transporte, sino que va mucho más allá, ya que esa Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria (SAPEM) se crearía también para la prestación del estacionamiento medido, el servicio de provisión y alquiler de bicicletas de uso compartido; de capacitación, consultoría general y asesoramiento a entidades públicas y privadas y “toda otra actividad que resulte acorde al cumplimiento de su objeto”, según indica en el artículo 2 del proyecto.

Es decir que la SAPEM Mercedina estaría habilitada para cumplir con todas las actividades que desarrolle la Municipalidad, lo que despierta ciertos “recelos” entre trabajadores y dirigentes gremiales, ya que muchas de ellas están en la órbita exclusiva del estado municipal.

Empleados de Obras Sanitarias Mercedes recuerdan, por ejemplo, cuando desde el mismo el partido que ahora presenta la propuesta, también se había impulsado una iniciativa que en su momento rechazaron de plano: la creación de una especie de organismo mixto, entre privado y estatal, para la administración de OSM.

“Parece que en algunos sectores especulan con esta figura de la SAPEM, pero hay que tomarla con mucho cuidado. Debería ser acotada a esta situación especial del transporte urbano. Ahora quieren que sea del estado un servicio concesionado, cuando antes querían hacer lo contrario con Obras Sanitarias”, confió una fuente de OSM.

 

Foto: Café Político

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.