Herramientas, botines de fútbol y un módulo de panel solar fueron algunos de los elementos que las jóvenes madres entregaron a la policía. Los habían robado sus hijos, menores de edad.

El lunes pasado, a las 14.30 la Policía recibió un llamado. Solicitaban la presencia de un patrullero en Ramón Valdez al 500. Allí, los efectivos se entrevistaron con dos mujeres quienes les entregaron una importante cantidad de elementos que habían traído sus hijos menores.

Una de ellas les contó a los uniformados que su hijo de 15 años, con un amigo, y vecino del frente, de la misma edad, trajeron varias cosas robadas de una casa quinta de la zona Este de la ciudad.

La mujer hizo entrega de cables tipo taller de varios metros, un martillo, una masa, una pava eléctrica, un par de botines de fútbol, un serrucho de mano, un cuchillo de veinte cm., una faca y un corta hierro. Luego indicó el domicilio del otro adolescente donde había más cosas supuestamente robadas.

La otra madre entregó una motobomba, una motosierra, un módulo de panel solar y narró la misma historia.

Personal de Comisaría de Atención a la Niñez y Adolescencia trasladaron a ambos menores y sus progenitores a la Dependencia para continuar con las diligencias de rigor.

Más tarde ubicaron al damnificado, quien manifestó que el día 31 de enero fue víctima de un robo, pero no dio aviso a la Policía. El hombre de 51 años reconoció todos los elementos como de su propiedad, posterior recuperó los bienes.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.