“Hubo intereses políticos, influencias y presiones” para encarcelar al profesor de música, advirtieron. Hace dos años Juan Manuel Chaves fue procesado y mandado a prisión por abuso simple y corrupción de menores.

Primero, el abogado Germán Anabitarte -quien tomó la defensa de Chaves en agosto pasado- aclaró que el lunes presentó el pedido de excarcelación de su defendido porque “se cumplieron los dos años de una medida coercitiva de prisión preventiva”. Segundo, afirmó que las principales pruebas que se presentaron en contra del detenido, las declaraciones de los menores en Cámara Gesell “fueron tomadas de irregular”

Incluso, reveló que en una esas declaraciones habrían “incentivado” a hablar uno de los niños con dinero: “La víctima, al comenzar el relato no quería hablar, pero la madre le habría dado 500 pesos para que lo haga. Me pregunto el por qué los peritos de oficio no lo dicen. Sobre esta declaración en la Cámara Gesell no puede presentar nulidad porque resultaba extemporáneo”.

“Es grave, claro que es grave”, respondió ante la pregunta de la prensa.

El abogado brindó la conferencia de prensa acompañado por familiares del docente, entre ellos, Lucila (sobrina), Verónica, Miriam y Walter (hermanos).

“Estamos atravesados todo el tiempo por una gran impotencia al no poder hacer nada, al ver que no valoran las pruebas que uno ofrece. Los últimos movimientos que se hicieron fueron pedidos por nosotros, pero fueron trabados. Vemos que no se hace nada y, por eso, sentimos una gran impotencia. Sabemos y confiamos, porque lo conocemos y estuvimos toda la vida con él, que es totalmente inocente”, coincidieron al unísono sus familiares

Para la sobrina y los hermanos Juan Manuel fue un “chivo expiatorio”, una víctima de intereses políticos y de influencias en el Poder Judicial: “Uno de los denunciantes es amigo íntimo, fue secretario y ahora tiene otro cargo, del presidente del Superior Tribunal de Justicia (Carlos Cobo), se lo puede ver tomando café él y estuvo presente en la audiencia indagatoria que le tomaron a Juan Manuel”.

Walter contó que su hermano “en varias ocasiones pidió una nueva Cámara Gesell y la ratificación de las pruebas, pero quienes lo acusaron en su momento siempre por distintos motivos se negaron. Yo me pregunto, si estaban seguros de lo que dijeron hace dos años por qué no se animaron a ratificar lo que denunciaron. Mi hermano siempre estuvo dispuesto a demostrar que es inocente”.

Las hermanas apuntaron a las persecuciones que sufrieron: “todos fuimos víctimas de presiones, amenazas e intimidaciones. Era algo que vivíamos todo el tiempo. En estos dos años, perdimos muchas cosas, hasta la vida de nuestro papá, que luchaba contra un cáncer y todo esto lo agravó”.

También cuestionaron al juez de la causa: “Nosotros nos preguntamos si el juez Cuello puede dormir sabiendo que mandó a la cárcel a una persona inocente, a quien tuvo la posibilidad de conocer y saber qué persona era”, y a la misma institución donde el profesor ejercía: “fue expulsado del colegio sin juicio previo, sin sentencia firme”.

Imagen: FM Latina

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.