No solo las críticas esperadas de los opositores. También desde el “mismo equipo” le apuntan a la ministra. Adolfo Rodríguez Saá y su esposa le pidieron la renuncia.

Como era de esperar, el fuego sin discreción y con mucho de hipocresía llegó como una lluvia torrencial desde los sectores de la oposición y los medios alineados al macrismo.

Todo porque se filtró un video donde la ministra de Educación de San Luis, Natalia Spinuzza, aparece contando que se había fumado un “porro”, mientras estaba paseando de luna de miel con su esposo en Holanda. No más que eso. Pero suficiente para que los puros de la moral se destrocen las vestiduras. (ver nota aparte)

Lo que no era de esperar, especialmente para la desventurada ministra, una de las más jóvenes del gabinete de Alberto Rodríguez Saá, fue lo que increíblemente se produjo.

Gisela Vartalitis, esposa del senador nacional Adolfo Rodríguez Saá, publicó en su muro de Facebook una cortita pero inquietante lección de moral contra la ministra, a quien directamente pidió que renuncie:

“Opino que es una vergüenza tener como ministra de Educación a una persona pública que se droga y lo divulga. Es un mal ejemplo para nuestros hijos. Pido con todo respeto que la ministra renuncie a su cargo”.

Para Gisela el “pecado” parece ser “drogarse y divulgarlo”, algo así como una “mala acción” que solamente lo es si queda expuesta. Como algunas tías sabían decir: “vergüenza es robar y que lo vean”, porque así entendido, el delito no sería afanar, sino que a uno lo descubran.  En el caso de la ministra, el problema fue, según la concepción de Gisela, la “divulgación”.

Pero, también en ese punto, la esposa de Adolfo Rodríguez Saá, inconscientemente o deliberadamente, comete un prejuicio. Es cuando dice “se droga y lo divulga”. Porque no se sabe si la ministra fue quien difundió el video, algo, por otra parte, difícil de creer. Lo más probable es que se haya filtrado por algún descuido.

Un día después, el propio Adolfo Rodríguez Saá, con similar razonamiento, también le pidió a la joven funcionaria que renuncia a su cargo: “las acciones privadas de los funcionarios públicos son privadas, pero si las publican son acciones públicas. Entonces, en San Luis tenemos un problema y necesitamos solucionarlo para garantizar la gobernabilidad. Quiero pedirle a la ministra, para facilitarle al gobernador la reorganización del gobierno: renuncie señora ministra”, dijo el senador.

A esta postura del senador le cabe el mismo análisis ya que habla del problema de la “publicación” y, se supone, el presunto escándalo con el consiguiente costo político. Pero con un agregado. Se sabe que la renuncia de un ministro del gabinete de Rodríguez Saá no significa una “reorganización” del gobierno, ni mucho menos que de eso dependa la gobernabilidad. Hay, por lo menos, una exageración en el análisis de las posibles consecuencias del hecho que hace Adolfo Rodríguez Saá, en su breve mensaje que difundió por whatsapp.

Algunos más allegados al entorno de los hermanos, Alberto y Adolfo, comentan que el hecho propicia rencillas ya latentes entre los amigos del gobernador y los aliados del senador. Spinuzza, entonces, recibe balas de todos los frentes, pero las que vienen del “fuego amigo” tienen mejor puntería.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.