Así, Maximiliano Frontera graficó la situación financiera de la Municipalidad de Villa Mercedes. Denunció irregularidades en el pase a planta de 60 funcionarios, días antes del traspaso.

Dijo que recibió una Intendencia “superpoblada” de funcionarios. “Hay 200 y nosotros nos vamos a manejar con no más de 80”; que recibió la Municipalidad con un desfasaje financiero de varios millones “disimulado” a través de una moratoria; que el 50% de las calles asfaltadas tienen baches; que hay deudas millonarias con proveedores y juicios a pagar; un parque automotor destruido; un descontrol en el uso de celulares y un contrato con la empresa del estacionamiento medido que perjudica notoriamente las arcas municipales.

El intendente y parte de sus funcionarios no ahorraron críticas a la gestión del ex intendente Mario Raúl Merlo al momento de trazar balances de las áreas de Hacienda y Obras Públicas.

Fue durante una conferencia que dieron el martes pasado en el Salón Azul, a pocas horas del brindis navideño.

Pese al panorama, Frontera aseguró que en tres meses empezaría a poner en orden las finanzas de la intendencia. Una de las primeras medidas ya está en marcha: “Firmé el decreto para la formación de una comisión investigadora con todos los asesores legales del municipio. Tiene la misión de analizar y dar en los próximos días un dictamen relacionado a los funcionarios que pasaron a contratados y, en el mismo acto, le dieron la planta permanente sin cumplir ningún tipo de requisito legal”.

“El que esté mal con la ley lo vamos a dejar sin efecto”, sostuvo. “En los últimos meses, los nombramientos de funcionarios cayeron, pero lo que pasó en realidad es que renunciaban y, en el mismo decreto, le aceptaban renuncia, los contrataban y los ponían en planta permanente”.

“Hemos detectado 60 funcionarios en esa situación. Hay que aclarar que, además de pasar funcionarios a planta, nombraron como jefes de área a empleados, creándole falsas expectativas. Por otro lado, para poder pasar a planta deben tener una antigüedad de 6 meses. Pero hay personas que los contrataron en diciembre y los pasaron a planta en ese mismo mes”, advirtió.

En cuanto a la situación financiera, aseguró que la anterior gestión hizo el balance y cierre de sus cuentas con una “moratoria” incluida. “De otra manera, hubiera saltado un desfasaje de varios millones”.

“Las moratorias es algo que tenemos que evaluar. La idea en nuestra gestión es premiar al que cumple. Si seguimos con esta metodología estamos haciendo lo contrario ya que les hacemos descuentos y les quitamos intereses a quienes no cumplen solamente para recaudar y dibujar después un equilibrio presupuestario”, comentó.

“Vamos a trabajar para el que cumple. Habrá un plan de pago. También en nuestros contactos con los vecinos notamos que había desconfianza. El gesto que estamos dando nosotros con estas medidas también significa que la comunidad recupere la confianza”, añadió.

“No tenemos ni para tapar un bache ni para comprar un foco. Algunos meses de ahorro nos permitirá que podamos resolver los problemas de nuestros ciudadanos”, remarcó.

“Además de reducir la planta de funcionarios, lo que va a significar una importante baja del gasto público, cada secretario le dio de baja a todos los teléfonos celulares de la flota del municipio. Otra medida es que a muchísimos autos particulares y remises contratados les hemos dado de baja”, anticipó.

Estacionamiento medido

En marzo vence el contrato entre la Empresa Eycon S.A. y la Municipalidad La firma de Bahía Blanca tiene la concesión de la explotación del estacionamiento medido mediante un polémico convenio que le permite llevarse el 90 % de la recaudación y dejar el resto (10 %) a Estado Municipal.

La nueva gestión está dispuesta a revertir esa situación. “Quiero que el 90 % de lo que se recaude quede para Villa Mercedes. Si no lo podemos hacer con la empresa, lo haremos por administración propia”, enfatizó el intendente Frontera.

Dijo que el estacionamiento medido “es importante que funcione como ordenador vial” pero que en Villa Mercedes “solamente funcionó como mecanismo de recaudación, solamente interesó que los usuarios pasen la tarjetita”.

“El contrato vence a fines de marzo. Nosotros estamos analizando dos alternativas o seguir con una empresa o hacerlo por administración municipal. Lo que tenemos en claro es que 90 % se debe quedar para la Municipalidad. Para graficar lo que está pasando: La empresa recauda casi 1 millón por mes, pero de 10 pesos 90 son para la empresa y 10 para el municipio”, agregó.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.