Anunció un aumento del 25 % en los salarios, aplicando así la mentada “cláusula gatillo” que más de un mandatario había anunciado a principio de año.

Según informó el área de Prensa de la Municipalidad de San Luis, en la cena llevada a del jueves 8 de noviembre, con motivo de conmemorar el día del empleado municipal, el intendente Enrique Ponce hizo importantes anuncios para quienes forman parte de la Municipalidad de San Luis.

Entre esos anuncios, el más trascendente fue la activación de la cláusula gatillo, expresada en el discurso de Apertura de Sesiones Ordinarias del Concejo Deliberante, en marzo de este año.  La misma prevé una recomposición salarial del 25%, que se suma al 25% de aumento otorgado a todos los empleados municipales este año.

“La suma se hará efectiva en dos partes, con los salarios de diciembre y enero, respectivamente. Con esta suba, se consigna un aumento anual definitivo del 50% de los haberes municipales”, cita la fuente.

Además, anticipo que en diciembre se completará el pase a planta permanente de la totalidad de los empleados comprendidos entre los recursos humanos del Municipio, que cumplen con las condiciones que determina el convenio de trabajo.

Gatillo difícil

El gobernador Alberto Rodríguez Saá había prometido en marzo pasado la aplicación de la “cláusula gatillo” para los sueldos de los trabajadores provinciales.

Pero días atrás anunció el otorgamiento de un bono de $ 2.000 no remunerativo en los haberes de noviembre, diciembre, enero y febrero. En marzo, supuestamente, anunciarían un incremento salarial que, esperan los gremios, sea en paritarias.

No obstante, los bonos junto con el aumento del 21 % ya otorgado representaría poco más del 30 %, muy por debajo de la inflación proyectada para 2018, que se estima superará el 45 %.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.