Causas viejas, denuncias de dudoso sustento y hasta “chusmeríos”. Todo vale para que la prensa, ahora apoyada por el macrismo, ataque con toda la saña al gobierno de San Luis.

Se sabe que enfrentarse, como lo hizo el gobernador Alberto Rodríguez Saá, al gobierno central es ganarse un enemigo nada aconsejable: el poderoso aparato mediático que, intereses económicos y políticos por medio, ahora promociona y protege a Cambiemos hasta ¿las últimas consecuencias?.

En ese marco, durante estos últimos días recrudecieron las campañas de los monopolios mediáticos, incluso algunos ligados directamente al grupo Clarín, para atacar con artillería mediana y fuego a discreción, como si se tratara de las primeras batallas preparando el terreno para el próximo año electoral.

El diario La Nación, por ejemplo, sorprendió ayer con una nota que sacó de los expedientes de papel: el caso de las renuncias anticipadas de jueces que había provocado un verdadero escándalo hace más de 15 años en San Luis. Sí, más de 15 años.

El matutino acudió a una información curiosa para “actualizar” la causa y sacar la nota con un gran titular. Y ese dato fue que uno de los acusados cambió de abogado defensor, lo que habría obligado a la suspensión de una audiencia en la Justicia Federal, convocada para supuestamente fijar la fecha del juicio oral. ¿Muy rebuscado no?

Lo extraño -o no tanto- es que la información, que alcanzó sus picos de escándalo hace 15 años cuando tuvo una profusa difusión en algunos pocos medios, en aquellos tiempos no encontró eco en el diario que ahora, con un dato casi insignificante en la causa, lo expone con un gran titular.

La semana pasada, Jorge Lanata, el otrora enemigo del grupo Clarín y ahora periodista estrella del monopolio de Magnetto, sacó a relucir una denuncia, acompañada con videos, contra el senador provincial Ariel Rosendo.

San Luis Noticia había difundido el tema, consultando las dos campanas, en base a notas y los mismos videos. En este caso, en contra del senador no hay más que denuncias de comerciantes por amenazas y extorsión. En las imágenes se ve a Rosendo con otros integrantes del gremio STMATA sacando cubiertas de una camioneta para colocarlas enfrente de un negocio. ¿Un escándalo?

Pero Lanata, fiel a su costumbre, acusó a Rosendo de ser dueño de un comercio, de estar detrás de un negocio inmobiliario ligado a Rodríguez Saá y hasta llegó a decir que la misma policía lo ayudó a acomodar las gomas para quemar tres o cuatro comercios. Claro, denuncias que el periodista estrella de Clarín nunca demostrará, como es su costumbre.

Pero en este caso también sucede algo extraño. El mismo senador provincial, cuando era candidato fue denunciado en la Justicia por violencia de género. Hubo documentación y testimonios que atestiguaron esas acusaciones. Los mismos medios que ahora lo acusan de supuestas amenazas, en aquel momento guardaron un más que prudente y sospechoso silencio.

Para completar el panorama, los mismos otrora silenciosos medios ahora sacan lo que encuentran a mano para acusar al gobierno enemigo del macrismo. Incluso lo que en cualquier conversación coloquial perfectamente puede tildarse de “chusmerío”. Pero, eso sí, con grandes titulares como si se tratara de un caso de estado.

Tanto medios locales como regionales le dedicaron exagerados espacios a una pelea, a una riña entre dos militantes de tercera o cuarta línea. Si, no más que eso.

Los hechos habrían ocurrido en la noche del lunes en el barrio Santa Rita de Casia cuando el hermano de una concejal, según la denuncia, golpeó a otro militante del justicialismo villamercedino. ¿Otro escándalo?

Y ya que los medios atrasan 15 años, podrían hacer un esfuerzo y desempolvar el caso de las denuncias por negociados con la promoción industrial en el año 2000, que alcanzó notoriedad por una investigación periodística con cámaras ocultas. Entonces, algunos jóvenes funcionarios que hacían sus primeras armas en la política fueron denunciados y así terminaron sus carreras. Otros, en cambio, hoy podrían estar ocupando altos cargos. Y algunos, incluso, encumbrados como máximos referentes de la oposición.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.