El senador habría negociado fondos para municipios. El gobernador dijo que está “desilusionado” por los diputados que dieron quorum para la sesión del presupuesto.

Todas las miradas están enfocadas en la polémica sesión de Diputados luego que el oficialismo consiguiera los votos para abrir el debate del presupuesto, un proyecto que divide fuertemente las posturas, tanto de legisladores y dirigentes como de opinión pública en general.

De hecho, el gobernador Alberto Rodríguez Saá es uno de los mandatarios más opositores al proyecto del gobierno de Macri, al que en reiteradas ocasiones calificó de “presupuesto del FMI” por los ajustes que prevé para los servicios esenciales, en Educación, Salud y programas sociales, y los miles de millones que reserva para la deuda por los préstamos que Cambiemos contrajo con el organismo internacional de crédito.

Pero en la sesión de este miércoles en Diputados, uno de los datos que llamó la atención en los ámbitos políticos de San Luis y también en medios nacionales, fue la postura de los representantes de la provincia en la Cámara: luego de fuertes declaraciones en contra del proyecto de presupuesto (especialmente por parte de Andrés Vallone), sorpresivamente dieron quorum para su tratamiento.

La “ayudita” de los diputados de San Luis fue clave para habilitar la sesión, ya que los representantes de Frente para la Victoria y del massismo no bajaron. Algunos medios calificaron la situación como extraña: “Inesperado: una provincia ultra opositora le facilitó el quórum al Cambiemos”.

El periodismo porteño vinculó la postura de los cuatro legisladores de la cámara con la presunta interna entre los hermanos Rodríguez Saá.

Todo eso ocurría mientras en las inmediaciones del Congreso, la represión actuaba contra la masiva movilización que se había convocado para expresar el rechazo al presupuesto (ver nota aparte).

“En la oposición sorprendieron los cuatro legisladores de San Luis, que responden a los Rodríguez Saá. Alberto, el gobernador más duro con el Gobierno, el único que no firmó el pacto fiscal el año pasado y que criticó duramente el Presupuesto”, decía el diario Clarín, medio que, además, señaló: «Estos cuatro diputados responden a Adolfo, no a Alberto”.

Si bien los cuatro diputados sanluiseños dieron quórum, no se sabe si votarán a favor del proyecto. Es, a la luz de los acontecimientos, toda una incógnita. Más aún cuando trascendió en las últimas horas presuntas negociaciones que Adolfo Rodríguez Saá estaría llevando adelante con el gobierno de Cambiemos.

El sitio Lanoticiasl.com, de Carlos Capella, publicó una nota que podría explicar lo que está pasando con los diputados de San Luis. El sitio difundió un audio de Adolfo Rodríguez Saá dirigido al intendente de Potrero de los Funes, Daniel Orlando, en el cual se escucha al senador nacional hablar de las negociaciones con Cambiemos.

“Daniel buenas noches, es para comunicarte una buena noticia, soy el Adolfo, hemos conseguido con los diputados nacionales, poner una cláusula en el presupuesto nacional con una cantidad de 380 millones de pesos para cubrir a todos los municipios discriminados de San Luis, en la misma forma será cubierto que lo previsto en el presupuesto local, los mismos intendentes, todos los nuestros, más los del oficialismo (Cambiemos), menos San Luis, te pido que le comuniques a los toros intendente, bueno estamos luchando para consolidar un trabajo re lindo”.

Hasta ahí la comunicación que habría mantenido Adolfo Rodríguez Saa por whastapp con el intendente Orlando. Suficientemente elocuente para dejar al desnudo las “millones” de razones que habrían tenido los diputados de San Luis para bajar al recinto y dar el quórum que le hacía falta al gobierno de Cambiemos.

Pero la novela de las negociaciones y la pelea entre los hermanos sumó ayer otro condimento. Alberto Rodríguez Saá difundió por twitter una dura crítica al accionar de los legisladores de San Luis: «Acabo de tomar conocimiento de la actitud de los cuatro Diputados Nacionales por el Frente Unidad Justicialista de San Luis dando quórum para el tratamiento del presupuesto del FMI remitido por el Gobierno de Mauricio Macri. Estoy decepcionado y desencantado ya que de ninguna manera representa mi posición. La Cámara de Diputados de la Nación debe devolver el proyecto enviado y exigir un presupuesto que contemple la situación de los más desposeídos y la lucha contra el hambre”.

Así las cosas, a estrategia de la interna avanza sin límites y con la poco disimulada intención de obtener réditos en todos los frentes. Por un lado, fondos para los municipios (menos uno) de San Luis, lo que permitiría un respiro a las alicaídas arcas de las intendencias del interior provincial y un no menos despreciable respaldo político que eso implica para el gobernador y el senador.

Por otro lado, las críticas del gobernador al “Presupuesto del FMI” y a la administración de Cambiemos llegan a un amplio sector de la sociedad afectada fuertemente por las medidas del gobierno nacional y, al mismo tiempo, conforma otros que, desde siempre, mantienen profundas diferencias con una administración plenamente identificada con políticas neoliberales que ahora, en el proyecto que debate Diputados, muestran una vez más su sumisión al Fondo Monetario Internacional.

El juego de la guerra y la paz entre los hermanos Rodríguez Saá no tiene límites, aunque avance en terrenos peligrosos, como lo mostraron los cuatro diputados que habrían recibido la orden del senador nacional.

De relleno

Si algo faltaba para rellenar el intrincado panorama de la presunta interna, el acuerdo de Adolfo Rodríguez Saá se extendería, también, a un sector del radicalismo que busca competir su propia interna con la dirigencia que armó y defiende a capa y espada el Frente con el macrismo, en la figura de Claudio Poggi.

En ese marco, el presupuesto provincial también quedó incluido en la misma enmarañada negociación. Eso explicaría porqué diputados provinciales de la UCR aprobaron el proyecto que envió el gobernador Alberto Rodríguez Saá, en “desobediencia” de las directivas de las autoridades partidaria, que encabeza José Luis Riccardo, y al propio dictamen del bloque radical.

Justamente, en la tarde de ayer se conoció un comunicado del comité ejecutivo de la UCR San Luis en contra de la postura de los diputados Alberto Fara (Junín), Ariel Barrozo (Chacabuco), Nery Carlomagno (Pueyrredón) y Ricardo Lemme (Pedernera), quienes votaron a favor del presupuesto provincial para 2019 “en contra del dictamen del bloque radical y del interbloque Avanzar Cambiemos por San Luis”.

Las autoridades radicales calificaron de “inconducta” la postura del cuarteto de diputados y adjudicaron dichas decisiones de “desobediencia” a directivas que habrían surgido de una reunión que mantuvo el intendente de Santa Rosa del Conlara, Miguel Postiguillo, y el senador nacional Adolfo Rodríguez Saá, junto con el dirigente Walter Ceballos. Allí “Consumaron un accionar a espadas de nuestro partido, en contra del trabajo legislativo mayoritario del bloque y por la supuesta promesa de fondos (dinero público) que podría ser incoporado al presupuesto sin ninguna afectación o garantía de que se cumpla y de que los intendentes puedan realmente llegar a percibirlos en 2019”.

“Los que aquí suscribimos este comunicado repudiamos enérgicamente las conductas desplegadas en la sesión de este miércoles 24 de octubre en la Cámara de Diputados de quienes fueron meros aplaudidores de la operada montada por los hermanos Rodríguez Saá y en clara afectación de los ciudadanos que nos votaron para ser oposición”.

Firman el comunicado: José Riccardo, Claudia Roccha, Gabriela Zeballos, Daniel Lusich, Javier Suárez Ortiz y Pocha Sastre, del comité ejecutivo de la UCR San Luis.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.