Están preocupados por las medidas que está tomando desde hace meses la empresa en todas sus sucursales. En la mañana de este martes, volvieron a manifestarse en el local central de Villa Mercedes.

“Los compañeros nos pidieron que los acompañemos en los reclamos de los salarios que les adeudan hace más de dos meses. Hablamos con el gerente y se comprometió a regularizar la situación el jueves. Es decir, tendrían novedades positivas en cuanto a la efectivización de los salarios”, comentó Darío Martinelli, secretario general del Frente Gremial.

El local de Ribeiro, ubicado en pleno microcentro es uno de los negocios más importantes y tradicionales de la ciudad. Nacido como una empresa familiar en Villa Mercedes hace más de cien años, se extendió en todo el país. Actualmente tiene 85 sucursales ubicadas 18 provincias.

Dedicada fundamentalmente a la venta de electrodomésticos y reconocida por una modalidad que la hizo famosa: las minicuotas Ribeiro, la empresa logró así una notoria expansión.

Pero todo empezó a cambiar hace más de dos años. La crisis y algunas medidas que los propios empleados no encuentran muy claras llevaron a la firma a una situación financiera complicada. Tanto que en junio pasado pidió el Procedimiento Preventivo de Crisis, con la intención de iniciar una etapa de reestructuración, lo que implicaría una drástica reducción que podría dejar a cientos de empleados sin su fuente laboral.

Es el temor que consecuentemente cunde en todos los empleados de las sucursales Ribeiro y que se ve alimentado por irregularidades en el pago de los salarios: “Hace más de dos meses que les pagan en cuotas. Han llegado a tres meses con deudas”, indicó Martinelli.

“El gerente se comprometió el jueves a blanquear los sueldos. Si eso no ocurre, volveremos a la calle y esta vez será con cortes en los accesos al negocio, sin permitir que ingrese el personal y clientes”, advirtió.

Dijo que la firma ya tuvo de este tipo de problemas “con la gente de logística de la ZAL, que se pudo destrabar. Pero quedan con inconvenientes las personas que trabajan en el local, así que esperaremos novedades”.

“No nos deja de llamar la atención que una casa con tantas sucursales esté atravesando estas dificultades”, añadió. “Son más de 20 los trabajadores que están con estos problemas, algunos con muchos años de antigüedad. Trabajan todos los días y durante todo el año. Es una situación muy injusta”.

Comentó que en otras sucursales “han reducido las horas de trabajo, incluso han cerrado o les dan vacaciones anticipadas. Lamentablemente es algo que estamos viviendo en general en todos los sectores por culpa de estas políticas del gobierno nacional. Todas las semanas nos encontramos con este tipo de novedades. Es un panorama muy complicado. Esperemos que en diciembre el nuevo gobierno cambie la situación en beneficio de los trabajadores”.

“La empresa atraviesa un desfinanciamiento. No nos olvidemos que además de la actividad comercial, también pasaron a ser una financiera y trabajan con el dinero de la gente. Tienen una situación económica y financiera complicada. Se expandieron mucho y no hay ventas por más cuotas que ofrezca. La gente, ante la crisis y la incertidumbre opta por comer antes que por un electrodoméstico”, expresó.

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.