En una asamblea interclaustro votaron un plan de acción que incluye la convocatoria a una marcha este jueves. El encuentro tuvo en aula 8 del campus universitario.Con una amplia participación de todos los claustros, tanto docentes como no docentes y especialmente estudiantes de las dos facultades (FICA Y FCEJS) de la Universidad Nacional de San Luis en Villa Mercedes, se desarrolló en la tarde de este lunes la asamblea convocada bajo la consigna «En defensa de la educación pública » Las universidades están en peligro».
La Asamblea contó con la activa participación de los dos gremios docentes, ADU y Sidiu; el Colegio de Profesionales de Servicio Social y las agrupaciones de estudiantes San Luis Independiente y JUP.
En el mismo comienzo de la reunión y para ratificar que el plan de lucha va más allá de un reclamo salarial, los estudiantes de la JUP leyeron la resolución del Consejo Superior de la UNSL, que manifestó su «preocupación por el retraso de las partidas presupuestarias”, una situación que consideran un riesgo para la continuación misma de los estudios y el funcionamiento de la universidad.
Asimismo, se analizó la problemática que atraviesan todas las universidades del país, fruto de las medidas de recorte aplicadas por el gobierno nacional, en menoscabo de la educación pública, libre y gratuita.
«Estamos muy conformes por la participación y por el debate, ya que se hizo un profundo análisis de la situación gravísima que afecta a todos los actores de las universidades, tanto docentes como no docentes y estudiantes. Esto se puso de manifiesto en la resolución del Consejo Superior de la UNSL», comentó Claudio Quintero, del Colegio de Profesionales de Servicio Social.
En ese marco, indicó que a los docentes universitarios “se les pagó un 5 % de aumento y recién nos enteramos que les ofrecieron un 15 %, que por supuesto no se aceptó porque no cubre la proyección inflacionaria”.
“No es casual que el gobierno nacional lleve adelante este tipo de política. Hay una intencionalidad de recortar en términos económicos y de derechos en contra de la educación libre, pública y gratuita. Aunque hay que aclarar que esta situación de crisis es mucho más amplia, porque el recorte es generalizado y afecta a diferentes sectores de la sociedad como jubilados, pensionados, trabajadores del Estado y de empresas…todos sufren los embates de este gobierno que procede por directivas del Fondo Monetario Internacional», señaló.
Por eso, en la asamblea «hubo coincidencias en el diagnóstico y en las medidas a tomar, como por ejemplo, la formación de comisiones para las tareas organizativas y la convocatoria a una marcha este jueves en Villa Mercedes”.
Por su parte, Lihuen Díaz, estudiante de la carrera de Trabajo Social y representante de la JUP, contó que la situación presupuestaria de las universidades está en un momento «trágico», razón por la cual «se convocó a esta asamblea para que hablemos todos los claustros y los gremios docentes sobre lo que está pasando, qué conclusiones sacamos y cómo podemos manifestarnos».
Por la participación, el debate y las conclusiones, el dirigente de la JUP, quien además es congresal en la Mesa Nacional de la agrupación por San Luis y representante en una secretaría del centro de estudiantes de FCEJS, consideró que la asamblea “cumplió su función”.
Entre otras, la próxima actividad que se acordó fue la marcha de este jueves a las 17, desde plaza San Martín hasta Pedernera, como también la próxima asamblea para el martes a las 16.30, en principio, en la sede de 25 de Mayo 384.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.