“El riesgo es que sean declaradas inconstitucionales”, advirtió el concejal Oscar Montero. Son las que establecen distancias mínimas para habilitación de comercios del mismo rubro.

Una resolución de la justicia que permitió a un negocio instalarse al lado de otro del mismo rubro abrió un debate en sectores vinculados con la actividad comercial y, particularmente, en el órgano que debe discutir y decidir la derogación o modificación de las ordenanzas.

Se trata de tres ordenanzas aprobadas en los últimos años. Una de ellas, la menos conflictiva pero que también podría quedar encerrada en el mismo debate, establece que las entidades bancarias no pueden habilitarse dentro del radio del microcentro.

Las otras dos sí entran de lleno en el conflicto. Una, establece distancias mínimas para habilitación de supermercados y prohíbe que se instalen a menos de 300, 500 o 1000 metros de otro según la superficie del comercio.

La tercera ordenanza en cuestión, se refiere a la misma restricción, pero para los comercios de venta de motos: no pueden habilitarse a menos de 800 metros de otro negocio del mismo rubro.

Las últimas dos normativas surgieron por expreso pedido de los comerciantes locales, o bien de los ya radicados en la ciudad, con el propósito de “defender el mercado de Villa Mercedes” ante la instalación de redes o cadenas de negocios que se radicaban en la ciudad y generaban una competencia difícil de contrarrestar.

“La intención en un principio era, efectivamente, defender el comercio local, pero con el tiempo nos dimos cuenta que no cumplían ese propósito” explicó Montero. “De hecho, uno de los primeros comerciantes que no cumplió con la normativa instalando un negocio de motos cerca de otro del miso rubro, fue justamente uno de los que presionó por la aprobación de estas ordenanzas”.

Pero a los conflictos de entrecasa, a mediados del corriente mes se presentó otro que llegó más a fondo.

A principio de año, el representante en San Luis de Plaza Motos, un conocido comercio de vehículos, autopartes y accesorios, comenzó con las gestiones ante la Municipalidad para desembarcar en Villa Mercedes con un local en Avenida Mitre 727, justo al lado de otro negocio del mismo rubro.

Por eso, se encontró con un escollo: la ordenanza 786/2016, la que establece las distancias mínimas para los comercios de venta de motos.

El Municipio, en base a la ordenanza rechazó la habilitación solicitada por el comercio, pero sus dueños recurrieron a la Justicia Ordinaria con una acción de amparo.

Fue así que a mediados del corriente mes, el Juzgado Civil 3 le otorgó a factibilidad en ese domicilio para el comercio, intimando al municipio a que le otorgue la factibilidad precautoria hasta que se resuelva la cuestión de fondo.

El tema dejó una pelota picando, pero no precisamente en el área chica ni mucho menos, para que los concejales recojan el guante.

“Nosotros creemos que las ordenanzas no cumplen propósito inicial y, si bien en el Concejo las opiniones están divididas y aún no hay una decisión tomada, existe el riesgo de que la Justicia, así como ya podemos ver hizo lugar al amparo presentado por el comercio, en algún momento declare inconstitucionales a estas normativas”, remarcó Montero.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.