Durante una conferencia de prensa, el Presidente apuntó contra la «derecha y política internacional», declaró el estado de emergencia y llamó a los sectores más humildes a defender la democracia.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, dio una conferencia de prensa en medio de la polémica por el recuento en el que no termina de quedar en claro si ganó en primera vuelta o va al balotaje con Carlos Mesa. Allí denunció que “está en proceso un golpe de Estado”.

“Saludo por este nuevo triunfo del MAS. Es la cuarta elección consecutiva que ganamos democráticamente”, declaró Morales y agregó: “Ganamos con más de medio millón de votos con respecto al segundo opositor. Gracias por este gran triunfo”.

Sin embargo, reveló que había convocado a la conferencia “para denunciar ante el pueblo boliviano y el mundo entero que está en proceso un golpe de Estado, que se preparó entre la derecha y política internacional”.

Además, dijo que hasta ahora aguantaron “humildemente y con paciencia” los cuestionamientos para evitar la violencia y que no está dispuesto a entrar en confrontaciones. Por eso llamó a un “estado de emergencia y movilización pacífica y constitucional para defender la democracia”.

“El golpe de Estado se expresa no dejando realizar el conteo de las elecciones”, explicó e indicó que “amedrentan a las instituciones y atentan contra candidatos electos. No dan garantías, la derecha y los opositores, a los miembros de los tribunales departamentales y nacionales”.

“El pueblo organizado, mineros, campesinos, profesionales y patriotas, hemos recuperado la democracia. El pueblo ha enfrentado tantas agresiones tanto internas como externas… Veinte años de dictaduras militares y de democracia pactadas”, declaró en un pedido para que se organicen a fin de defender el orden democrático.

“Estoy casi segurísimo que con los votos de las áreas rurales vamos a ganar en primera vuelta”, siguió y apuntó: “Entiendo la desesperación de la derecha boliviana que no quiere reconocer el triunfo del voto indígena como en el pasado”.

Por último, Evo le hizo un pedido a la derecha boliviana: “No sean responsables del enfrentamiento entre bolivianos. No siembren odio y desprecio a los sectores populares. Somos una gran familia. Tenemos derecho a tener diferencias ideológicas y nos respetamos. Pero sembrar odio y desprecio y desconocer el voto indígena es decir que vuelve el racismo”.

Fuente: Infonews.com

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.