Son los dilemas planteados en el medio de la pelea entre el gobierno y 13 municipios que denuncian “discriminación”. La cuestión de “fondo” de los “fondos” del Plan de Lucha Contra la Pobreza.

Todo empezó con el tristemente célebre papel que jugaron los diputados nacionales por San Luis el año pasado al dar quórum para el tratamiento del presupuesto. En esos momentos, en la provincia circuló un audio del senador nacional Adolfo Rodríguez Saá dirigido a un grupo de intendentes: “he conseguido un buen acuerdo”, decía.

¿En qué consistía ese acuerdo? Muy simple: dar quórum para obtener una partida de dinero destinada a un grupo de intendentes de San Luis.

Como contrapartida, el gobernador Alberto Rodríguez Saá, luego de cuestionar abiertamente la postura de los diputados nacionales, lanzó un plan: Lucha Contra la Pobreza, por el cual la provincia destina un fondo de 700 millones a los municipios que habían quedado afuera del acuerdo alcanzado por su hermano ante la Nación.

Ahora, los municipios que consiguieron los fondos nacionales buscan también se incluidos en el plan provincial.

La semana pasada, los intendentes “no incluidos” en el plan de Lucha Contra la Pobreza “atajaron” en los pasillos de Terrazas de Portezuelo al ministro de Gobierno, Eduardo Mones Ruiz, para plantearle que querían una audiencia.

Este lunes por la mañana, los intendentes se reunieron con el ministro y, por un rato, con el mismo gobernador Alberto Rodríguez Saá.

Al término del encuentro, ambas partes salieron con la misma postura. El gobierno exigiendo a los intendentes que, para acceder al plan, deben desistir de los fondos nacionales. Para los intendentes, el requisito es un “condicionamiento político”, según lo expresaron a la salida de la reunión los intendentes de Villa Mercedes, Mario Raúl Merlo, y de Potrero de los Funes, Daniel Orlando.

 

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.