Es uno de las empresas más importantes que atraviesa una seria crisis por incumplimiento en el pago de los sueldos. La situación en general es “muy preocupante”, advierten desde el Centro Empleados de Comercio.

Reynaldo Lunardi, secretario general del Centro Empleados de Comercio, sostuvo que la situación que está viviendo la clase trabajadora, en particular la que pertenece al comercio “es triste” porque se ha complicado a partir de la pandemia y la paralización de las actividades: “vemos que muchos comercios han cerrado, pero no abrirán, lamentablemente”.

Ayer, el sindicalista, de larga trayectoria en el ámbito gremial, mantenía una reunión con los empleados de Ribeiro. “Todavía no han terminado de cobrar el mes de marzo y ya estamos a 19 de mayo. En cuanto a abril, solamente han recibido la ayuda de la Nación”.

Recordó que, en octubre del año pasado, con los gerentes de la firma “habíamos logrado un acuerdo, con el aval de los compañeros, por el 25 % del sueldo por la jornada de todos los sábados. Pero ese convenio nunca se respetó. Pese a eso, los trabajadores no tomaron ninguna decisión y siguieron cumpliendo, porque entienden que en estas circunstancias priorizan la fuente laboral y que la empresa, ante la situación de crisis apuesta al desgaste a que se vayan y así no tiene la necesidad de despedirlos y pagarles lo que corresponde por indemnización”.

“Pero la situación se comenzó a agravar con el tema de la pandemia, donde la empresa no ha hecho ningún esfuerzo por los empleados”, añadió.

En cuanto a la situación en general, Lunardi contó que en Villa Mercedes “se puede ver la cantidad de comercios vacíos, cerrados o en los que antes tenían tres empleados ahora tienen dos empleados. Todo, pese a que la Federación de Empleados de Comercio, a través de Armando Cavalieri, llegó a acordar con las cámaras empresariales un convenio para impedir despidos, mediante el descuento del 25 % de haberes para los que no trabajaron durante la pandemia. En tanto, los que lo que sí continuaron trabajando cobran el sueldo completo e incluso más beneficios o ayudas”.

Consideró que la etapa de primeros movimientos en las actividades comerciales en general “será de evaluación” pero también de una realidad “muy crítica” porque los comercios en general están en una situación difícil, especialmente los de electrodomésticos y de venta de ropa. No pocos seguramente están pensando en cerrar o en achicar personal. Esto último no lo deben hacer porque hay un decreto por parte del gobierno que lo prohíbe, incluso la CGT está pidiendo que esa medida se prorrogue por 60 días más”.

Dijo que en San Luis “el gobierno, medianamente ha tomado medidas acertadas, pero me gustaría que ayudara un poco más al sector. Así como la Nación sacó los 10 mil pesos de aporte para los que más necesitan, sería bueno que el gobierno de San Luis esté más presente en las necesidades de estos sectores que han resultado muy afectados por esa situación”.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.