El joven, declarado culpable en juicio por el delito de violación y luego dejado en libertad, fue nuevamente detenido y deberá esperar ahora en la Penitenciaría la resolución del Juzgado de Familia 1.

La titular del Juzgado, Mariana Sorondo Ovando, explicó que la causa se originó por un delito cometido en el año 2008 y que la Cámara Penal, en abril de 2013, declaró a Gerardo Ortega responsable abuso sexual con acceso carnal y abuso sexual gravemente ultrajante.

Lo que pasó luego empezó a complicar el proceso, ya que la jueza Verónica Lafuente, en ese entonces titular del Juzgado de Familia 2, un mes después del juicio ordenó la libertad de Ortega.

“En junio de 2018 el Superior Tribunal de Justicia declara la nulidad del fallo del Juzgado de Familia 2 y remite el expediente a Familia 1 para nueva sentencia”, explicó Sorondo Ovando.

“Entonces, se ordenó que Ortega se presente a una audiencia de conocimiento personal para pericias psicológicas nuevas. Se lo citó, pero no compareció. Por eso, se ordenó la captura. La semana pasada me llaman de la Policía de San Martín (Mendoza), diciendo que lo tenían en captura, les transmití que lo debían trasladar, para lo cual hicimos las diligencias respectivas”, añadió.

Ortega fue trasladado desde Mendoza a Villa Mercedes el viernes pasado. Durante el fin de semana estuvo en una comisaría y el lunes por la tarde la jueza le dictó la prisión preventiva “hasta que se resuelva la aplicación o no de la pena”, dijo al tiempo que aclaró: “En esta instancia no corresponde revisar la causa, que ya resolvió la Cámara Penal, sino merituar si queda libre o se aplica prisión”.

El plazo que tiene la jueza para resolver es de 30 días. De acuerdo con el delito la mínima es 6 años de prisión y la máxima es 15 años.

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.