Integrantes de la llamada “Guardia Urbana” del intendente Enrique Ponce agredieron a trabajadores en una violenta represión contra una protesta en la Municipalidad, como también a periodistas que hacían la cobertura.

Las imágenes y los videos que rápidamente circularon ayer por las redes sociales son elocuentes. Miembros de la “Guardia Urbana”, que depende de la Secretaría de Seguridad de la Municipalidad de San Luis, atacaron a golpes a los trabajadores y arrojaron gas pimienta a los que protestaban en la Municipalidad por el despido de dos empleadas del Estacionamiento Medido.

Los golpes y el gas pimienta que arrojó la “patota para policial” de Ponce no tuvo miramientos. Trabajadores, militantes de la CTA Autónoma, periodistas, mujeres y niños que se encontraban en el lugar sufrieron las embestidas del “desalojo” que se hizo sin orden judicial y sin la participación de personal de ninguna fuerza de seguridad.

Al menos dos periodistas de la ciudad de San Luis denunciaron la situación y se lo hicieron saber en una conferencia de prensa que brindaron después funcionarios, pero sin la presencia del intendente Enrique Ponce.

La protesta comenzó por la mañana. Dirigentes y militantes de la CTA Autónoma, con el acompañamiento de trabajadores municipales y miembros de otras organizaciones, llevaron hasta la Municipalidad para entrevistarse con algún funcionario.

“Nuestra intención fue discutir los despidos de dos mujeres que trabajaban en el Estacionamiento Medido. La intendencia de Ponce, de manera injusta y arbitraria, las echó porque querían sindicalizarse”, comentó José Quiroga, dirigente de ATE y CTA.

“Cuando empezamos a manifestarnos, de manera pacífica, en el hall de entrada de la municipalidad, esperando recibir alguna respuesta, de repente cerraron las puertas, no dejaron salir más a nadie. Fue entonces cuando llegaron personas de la seguridad de Ponce y empezaron a empujaros y golpearnos. Nosotros les dijimos que estábamos simplemente protestando por la falta de respuestas y queríamos que nos reciba algún funcionario para hablar sobre los despidos”, contó.

“Pero en lugar de abrir un canal de diálogo, llegaron más personas, supuestamente también integrantes de esa Guardia de Seguridad, y comenzaron directamente a empujarnos y golpearnos, como también a arrojar gas pimienta. No solamente a nosotros sino también a niños a periodistas que estaban haciendo notas”, reveló.

“Es increíble la represión que sufrimos”, sostuvo y agregó: “Pero ya sabemos a quien responde ahora el Ponce y cómo enfrenta estas situaciones”, en relación a la postura “neomacrista” asumida abiertamente por el intendente.

Desde la CTA anunciaron que en la jornada de este jueves convocarán a una conferencia de prensa para dar detalles de lo ocurrido y que el viernes harán una marcha en repudio a la represión.

Mientras tanto, la “versión” de la Municipalidad es una clara apelación al manual de la mala política: le echó la culpa al gobierno de San Luis.

Así lo dijo, sin pruebas y con un titubeo impropio para una afirmación de esta naturaleza, el secretario de Gobierno, Francisco Petrino, durante una conferencia de Prensa, en la cual no supo explicar por qué la gestión de Ponce mantiene una “guardia urbana parapolicial” con aparentes atribuciones de miembros de fuerzas de seguridad.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.