La Municipalidad implementó este lunes una medida de “aviso” para “enfatizar” el aislamiento. A las 20, cuando ya estaba oscuro y punto de transcurrir una noche más en plena cuarentena, sonó la sirena de Defensa Civil.

Según la información que más temprano había dado a conocer la misma Municipalidad, se trata de una medida preventiva más para “enfatizar que la comunidad permanezca en sus hogares y que desde ese momento se interrumpa la actividad comercial”.

La decisión fue comunicada durante una reunión que el intendente Maximiliano Frontera mantuvo durante la mañana con Secretario de Gobierno Diego Ochoa, los Subsecretarios de Defensa Civil Camilo Sosa Ríos y de Servicios Públicos Daniel Desotti, y los Jefes de Programa de la Policía Municipal de Tránsito Daniel Bravo y de Control Urbano Elvio Sepúlveda, a la que asistieron los comisarios Oscar Contrera, Julio Manzanelli, Eduardo Ávila de la Policía de la Provincia y Juan Carlos Segura, de la Subdelegación de la Policía Federal.

En el encuentro se evaluaron también posibles cortes de tránsito en los diversos accesos a la ciudad, para evitar que ingrese gente de otras localidades. Esas disposiciones serán coordinadas con el Comité de Crisis provincial en los próximos días.

Frontera les informó a los efectivos sobre el nuevo “aviso preventivo” que harán con la sirena ubicada en Defensa Civil. Fue así que en la noche de este lunes comenzó a sonar a las 20, hora en que se reforzaron los controles en la vía pública, ya que a partir de ese horario solamente podrán circular quienes tengan los permisos correspondientes.

Más tarde, la municipalidad difundió un comunicado aclaratorio: “Se aclara que las sirenas que tocarán a las 20 horas son solo un aviso para quienes no están exceptuados a circular en la ciudad. Quienes trabajan en salud, seguridad, prensa, entre otros, y tienen permiso para circular, lo pueden hacer. El resto de los ciudadanos, no tienen motivos para estar en la vía pública después de las 20 horas, dado que cesa la actividad comercial. Por eso, se avisa mediante el sonido de la sirena”.

El sonido, en medio de la crisis sanitaria, los celosos controles de las fuerzas de seguridad y las no pocas denuncias por abusos, inmediatamente disparó reacciones encontradas. En decenas de mensajes difundidos en las redes sociales los vecinos cuestionaron la medida.

“Parece un estadio de sitio. Es una exageración tomar una medida así. No hace falta”, señaló uno de los comentarios en Facebook. “Si no es estado de sitio es toque de queda”, le respondió otro. “Sí, y todos sabemos que eso no trae buenos recuerdos. Paremos con esto. Hay que hacer controles y sancionar a quienes no cumplen con la cuarentena y listo ¿para qué asustar así a la gente?”, añadió.

“Un intendente nooo puede obligar a todes a un toque de queda por 40 inconscientes que no cumplieron la cuarentena. Me da mucha tristeza ver tan poca inteligencia política para resolver las desobediencias”, indicó otro de los mensajes en alusión a la demora de 41 personas que estaban en una fiesta clandestina.

Por supuesto, no faltaron los que sí apoyaron la medida: “Y qué quieren, es la única forma para que entiendan. Lo hacen en otras provincias y está bien”, “Se justifican estas medidas porque están preservando la vida”, “En Inglaterra ya van más 17 mil muertos por el virus, les salió caro la burrada. Aquí mientras se realice lo q sea para q funcione va estar bien. Lo demás son opiniones”.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.