El Programa Huertas de la Municipalidad emprendió este año un desafío: trabajar junto con las familias. Así, plantó semillas en decenas de hogares en distintos barrios de la ciudad.

“Este año, desde el plan, que ya tiene mucho tiempo de existencia, le agregamos un ingrediente: vamos a los domicilios y trabajamos con las familias. Fue un desafío muy importante y con resultados excelente, porque las familias nos abren sus puertas y ahora muchas van a pedirnos que las sumemos al programa”, comentó Carina Videla, del Programa Huertas de la Ciudad dependiente de la Subsecretaría de Desarrollo Social y Comunitario.

“El programa tiene como objetivos promover el trabajo en grupo, en la familia; la alimentación saludable y, un aspecto muy importante por la época que vivimos, ayudar a la economía familiar”, resaltó.

Así, el sábado pasado, en el barrio Estación, integrantes del Programa inauguraron una nueva huerta en una vivienda de calle Zabala Ortiz 84, de la familia Aguirre.

“Son cientos desde que comenzó el programa, en el año 2012. Pero hay ya un número importante de huertas realizadas este año mediante esta modalidad, es decir, el trabajo y el seguimiento junto con la familia”, señaló.

En la última huerta de calle Zabala Ortiz, la familia Aguirre participó en todas las tareas: “Se limpio el lugar, se extrajeron las gramillas, se niveló, se hicieron los surcos y se sembraron las semillas de la temporada. Las Huertas Familiares son una verdadera alternativa de la autoproducción de alimentos saludables para el consumo del grupo familiar”, contó Videla.

“Esta modalidad da un fuerte empuje a quienes tienen ganas de hacer una huerta, cuentan con la tierra y elementos, pero la actividad diaria los complica, no se hacen el tiempo y siempre lo dejan pendiente. Nosotros acordamos con la familia, ponemos un día, un horario y todos manos a la obra”, comentó.

El hecho de promover la presencia de la familia en el trabajo y el armado de la huerta “es una inmejorable posibilidad de que los vecinos incorporen los conocimientos básicos para después ir manteniendo y agrandando la huerta”.

“En estos momentos estamos trabajando con zanahorias, lechuga, acelga, remolacha, como también incorporado pimiento y tomate”, explicó.

Además de las huertas en los domicilios y junto con las familias, integrantes del Programa trabajaron arduamente durante la semana pasada para dejar lista, cerrada y sembrada la huerta en el Refugio de Contención Animal.

“Ahí nos costó un poco más de tiempo, porque tuvimos que cercarla debido a la presencia de animales. Además, siempre trabajamos con los recursos que contamos, por ejemplo, pallets que desarmados dándole utilidad a las maderas para hacer los cercos”, sostuvo.

Para quienes quieran sumarse al Programa y contar con su propia huerta “pueden concurrir a la sede del programa en General Paz 984. No necesariamente para realizar una huerta, también para solicitar semillas”.

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.