Ariel Rosendo, senador provincial y secretario general de SMATA, fue acusado por la oposición por amenazas y actos violentos contra comerciantes y concejales. Parte del oficialismo lo defiende y alega que es blanco de una campaña política.

El escándalo se desató por un video que se difundió por las redes sociales, donde aparecen el sindicalista y miembros del gremio manifestándose enfrente de un local de venta de motos. El episodio habría ocurrido el lunes por la mañana y fue captado por una vecina, a quien en la secuencia se la puede escuchar a viva voz acusando a Rosendo de amenazas y agresiones.

El dueño del negocio, de apellido Sánchez, dijo a la prensa que el senador lo había agredido y amenazado, tanto a él como a su hijo, por supuestamente obligar a trabajar a una empleada del local en el día del paro nacional.

Como los manifestantes quemaron gomas frente al comercio, sus dueños llamaron a la policía. Efectivos de la comisaría 8° se presentaron en el lugar, logrando controlar la situación.

Tras la difusión del video, dirigentes de la oposición cuestionaron duramente la conducta del legislador y gremialista. Este martes, en la sesión del Concejo, integrantes del bloque Cambiemos expresaron su repudio al accionar del senador provincial.

“Lamentablemente, tenemos que decir que no nos sorprendió lo que hizo porque había dicho que iba a escrachar y hacer cerrar a los comercios de motos que se opusieran a la derogación de ordenanzas que pide el oficialismo y que, según denuncia, no cumplen con los aportes laborales. Justo hizo este acto de violencia y extorsión en el negocio que pertenece al comerciante que más alzó la voz en contra del proyecto del oficialismo”, contó el concejal Carlos Andreotti a San Luis Noticia.

No obstante, desde el oficialismo, los miembros de los bloques Mercedinos por el Cambio y Frente Unidad Justicialista no compartieron la postura y alegaron que las acusaciones son fruto de una campaña para “deslegitimar” el paro, que tuvo un fuerte acatamiento en la provincia.

Desde el oficialismo aclararon que las imputaciones en contra de Rosendo no tienen sustento, debido a que en el video usado para acusarlo, no se observa en ningún momento que el senador agreda o amenaza a alguien. “Son dichos, pero sin pruebas”, afirmaron.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.