La caída de la producción y el desplome del poder adquisitivo afectaron a un ode los productos más elementales de la canasta básica.

En un claro reflejo de la crisis económica, el consumo de leche se derrumbó un 12,1% en el último año. En gran parte, la estrepitosa caída se debió al aumento de precios en los productos lácteos, que alcanzó el 80% promedio.

De acuerdo al Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda, en los últimos 12 meses hubo subas del 99,1% para el queso cremoso; 87% para la manteca; 85,5% para la leche fresca; del 84,4% para el yogur firme; del 81,2% para el dulce de leche; y del 73,8% para la leche en polvo.  Esto provocó que se llegue al menor consumo per cápita desde la crisis económica política y social de los años 2001-2002.

El informe resaltó que, en el primer cuatrimestre de 2019, las ventas de leche fluida pasaron de la suma de 427.336 litros a ser de solo 375.727 litros. Esto representó una caída del 12,1% interanual, y del 16,3% en cuatro años.

“Las ventas de leche fluida cayeron 12,1%, no solo por la fuerte pérdida de poder adquisitivo que mantuvieron los salarios en este último tiempo, sino también por el notorio aumento de precios de los lácteos”, apuntó el documento. La caída interanual de cada producto fue del 44,6% en leches saborizadas, 29,9% en postres lácteos y flanes, 18,3% en manteca, 15,5% en yogures y otras leches fermentadas, 12,1% en leche fluida, 8,1% en leche en polvo, 6,9% en quesos, 4,8% en dulce de leche y 4% en crema.

La relación interanual entre los primeros cinco meses de 2018 y 2019 reflejó una baja en la producción de leche del 6,3%, lo que representa 254 millones de litros menos y supone una caída del 15% comparado con 2015.

Fuente: Eldestapeweb.com

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.