Los intendentes que responden a la alianza UCR-PRO en San Luis y los alineados con el adolfismo firmaron “acuerdos por fondos” con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Se trata de partidas establecidas en el presupuesto nacional destinadas a Municipios para obras urbanas. Una situación que sería normal en las relaciones institucionales entre los distintos estamentos del estado, pero en San Luis adquiere un carácter especial.

Se sabe que el gobierno de Alberto Rodríguez Saá mantiene una tensa relación con la Nación. De hecho, San Luis fue la única provincia que no firmó el “Pacto Fiscal”, lo que hubiera puesto en riesgo el cobro de la millonaria deuda que el estado nacional mantiene con la provincia. Sobre el caso, la Corte Suprema de Justicia terminó definiendo la situación a favor de los sanluiseños.

Pero, en el medio, el cuestionado presupuesto nacional, que redujo fondos en áreas clave (Educación, Salud, planes sociales…), contempla “compensaciones” para provincias y municipios -a cambio de acuerdos políticos, votos y quórum, claro-, algo que la oposición se negó a convalidar y que los diputados nacionales por San Luis del adolfismo permitieron, al sentarse en las bancas en la recordada sesión de diciembre pasado.

Por eso, las partidas de esos “fondos compensatorios” están bajo la lupa y son blanco de las más airadas críticas por parte del albertismo. Y por eso, cuando el viernes se conoció que los intendentes del Frente Juntos por la Gente, que lleva como candidato a gobernador al senador nacional Adolfo Rodríguez Saá, firmaron el acuerdo con el ministro Frigerio, circularon rápidamente las respuestas.

Una de ellas fue la del ministro de Gobierno, Justicia y Culto, Eduardo Mones Ruiz: “La única verdad es la realidad, nos enseñaba el General Perón. Acá está claro lo que llamamos la Nueva Oposición. Macri condena a la pobreza al pueblo y ellos abrazados a Macri. FONDOS NEGOCIADOS A ESPALDAS DEL PUEBLO DE SAN LUIS”.

Lo cierto es que los municipios del frente adolfista, que a su vez denuncian que son discriminados por la provincia, tendrán acceso a fondos del gobierno de Cambiemos, con los cuales podrán hacer obras para sus vecinos. Al menos ese es el propósito «oficial» del convenio. Y el “costo” fue una firma y una foto con el funcionario nacional de Cambiemos.

Por ejemplo, para Villa Mercedes, vendrán 50 millones de pesos, que se usarán para financiar la obra Parque Lineal Eva Perón, con un circuito de 23 km. de bicisendas que unirán las zonas Sur, Norte., Este y Oeste de la ciudad. Los trabajos comenzarían en abril.

El convenio será debatido y seguramente aprobado por unanimidad en el Concejo para su validación final.

“El proyecto tiene como objetivo ampliar la oferta de sitios de esparcimiento y bienestar para los vecinos de la Ciudad mejorando su calidad de vida”, afirman desde la Municipalidad. Un fin noble que nadie puede discutir. No obstante, surge la pregunta ¿vale cualquier medio para eso?

En la línea que lo justifica se inscriben, lógicamente, gran parte de los dirigentes y funcionarios que llegaron y quieren mantenerse en el poder. Desde ese lugar, apuestan más a los resultados que a los medios que se usan para lograrlos. “El fin justifica los medios” es una frase hecha, atribuida a Nicolás Maquiavelo, el filósofo italiano que, si bien no la escribió, sus postulados, en el más crudo realismo moral, refuerzan esa idea: si los resultados se logran, los medios que se utilizaron se perdonan.

Del otro lado, Henry David Thoreau (1817-1862), filósofo y ensayista estadounidense (quien cuestionó el expansionismo y los atropellos del gobierno de su mismo país) decía que los fines y los medios son inseparables; y que si el fin es noble el medio para conseguirlo también debe serlo. La historia de su propio siglo y, especialmente, del que sobrevino le iba a dar la razón.

Quienes detentan el poder y pretenden conservarlo se encuentran permanentemente ante este crucial dilema.

Pero el gobierno de Cambiemos sabe que los intendentes están “atados” a pasar por alto ese dilema ético y a aceptar dineros, …de donde vinieren. Por eso, bajo la excusa del “ajuste”, mezquina los fondos para después abrir los grifos según la conveniencia. Esto lo hace con mayor evidencia con los subsidios del transporte de pasajeros. De esto, el intendente de San Luis, Enrique Ponce (acaso el Cesar Borgia de Maquiavelo), es un claro ejemplo: se pasó abiertamente a las filas del macrismo.

Pero también el gobierno de San Luis tiene una larga y similar historia de convenios y de “pactos” atados a la misma lógica, con los cuales supo negociar con cada uno de los municipios.

A todos, entonces, les cabe el mismo interrogante/reproche ético sobre los fines y los medios. Pero claro, todos saben que, en definitiva, los vecinos que recibirán las obras y los servicios también están “atados” a las mismas condiciones y, seguramente, a la hora de los bifes los juzgarán más por los resultados que por los métodos que usaron para obtenerlos.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.