Juan Ramiro González, de 33 años, fue procesado por el delito divulgación de pornografía infantil. Tenía en su poder más de 80 mil fotos de abuso sexual de menores.

El acusado, quien tiene domicilio en Villa Mercedes, fue trasladado este miércoles al Servicio Penitenciario Provincial, procesado por el delito de ofrecimiento, publicación y divulgación de pornografía infantil, previsto en el Art. 128 del Código Penal.

El titular del Juzgado Correccional y Contravencional de la Segunda Circunscripción Judicial, Santiago Ortiz, quien ordenó el procesamiento y la prisión preventiva, y la fiscal Daniela Torres explicaron que la investigación comenzó a raíz de un incidente registrado por el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados, una Organización No Gubernamental, oriunda de Estados Unidos, la cual emitió una alerta ante una imagen de una niña menor de edad exhibiendo sus partes genitales con fines predominantemente sexuales, la cual circulaba a través de la red social Skype.

El aviso llegó a la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 7 de la ciudad Autónoma de Buenos Aires, en donde se identificó la computadora desde donde había partido aquel mensaje, ubicada en la ciudad de Villa Mercedes.

A partir de allí, la causa tramitó en el Juzgado Correccional y Contravencional de la Segunda Circunscripción. Entre la evidencia hallada en el domicilio del acusado, se secuestró una computadora que contenía 86802 fotos y 836 videos de abuso sexual infantil.

Asimismo, de acuerdo a los informes incorporados en el expediente, se pudo determinar que el imputado ofreció y compartió otros 2640 archivos multimedia vía Skype en diferentes momentos con diferentes personas, entre ellas y conforme contenido de los chats recuperados, con menores de edad.

En el fallo, el acusado fue procesado por el delito de ofrecimiento, publicación y divulgación de pornografía infantil, previsto en el Art. 128 del Código Penal Argentino. El magistrado ordenó su inmediato traslado al Servicio Penitenciario Provincial y ordenó además, que el hombre realice terapia psicológica y/o psiquiátrica.

 

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.