La empresa frigorífica sigue con su planta de faena en el centro de la ciudad. A medida que “crece” su producción, los olores son cada vez más insoportables para los vecinos del barrio San José.

En plena etapa de expansión y con expectativas de exportación a mercados asiáticos, el grupo empresario Marfrig-Quickfood no escatima esfuerzos para su crecimiento, pero nada hace para evitar la contaminación que desde hace décadas padecen los vecinos.

“Son cientos, calculamos que alrededor de 900, las cabezas de ganado que permanecen todo el año en los corrales que tenemos a pocos metros de nuestras casas. Eso, además de los olores de la grasería y los desechos de la faena los seguimos soportando ¿Hasta cuándo?”, se preguntó Juan Carlos Bonilla.

Por lo menos hasta el año 2025, siempre que la empresa cumpla con la enésima prórroga que le concedieron para que se traslade al parque industrial sur.

Mientras tanto, la vida de los vecinos sigue siendo un calvario. “Hay que vivir a metros de semejante planta. Todos los días, a eso de las 6 o las 7, comienza a sentirse con intensidad el olor y así permanece durante horas y horas. En algunos momentos se hace insoportable”, comentó el Bonilla.

“Desde que les dieron otra prórroga para que se trasladen no han hecho nada. No hay ninguna obra en el terreno del parque industrial sur. Sí vemos que hacen construcciones en la planta donde están. En los últimos días han traído camionadas de ripio y materiales. Nos dicen que es para la construcción o reconstrucción de una cámara. O sea, no tienen ninguna intención de irse”, comentó.

Según se pudo saber, la empresa, en plena expansión y producción, está ajustando sus instalaciones con el fin de cumplir estándares exigidos para exportar a otros mercados. De hecho, las últimas inversiones y anuncios del grupo indican que la industria frigorífica de exportación despuntó durante 2018 y los planes para 2019 son igualmente saludables para los dueños. Pero no tanto para los habitantes del barrio donde se encuentra una de las plantas más importantes de Marfrig.

El postergado traslado

A mediados del año 2006 y tras fuertes denuncias de vecinos, la Intendencia y la empresa firmaron un acuerdo, por el cual la firma se comprometió a trasladar la planta en un término menor a diez años. Incluso, los gerentes habían elegido el predio, en el parque industrial sur, a unos 10 kilómetros de la ciudad.

Pero ni la empresa cumplió con el traslado, ni se frenó la contaminación que siguieron padeciendo los vecinos.

Pese a esas irregularidades, en medio de versiones sobre la venta del frigorífico y, consecuentemente, bajo la presión de “conservar las fuentes laborales”, la empresa consiguió 8 años más de prórroga para su traslado

La firma tendrá ahora hasta fines de 2025 para radicarse a 10 kilómetros del centro de la ciudad.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.