Además de funcionario de genocidas, defendió al «Malevo» Ferreyra. Hoy Carlos Nacul es juez federal de Mendoza. El presidente lo designó para el Juzgado Federal de Villa Mercedes.

Más “antecedentes” salen a la luz del controvertido juez tucumano que fue designado a fines de setiembre como subrogante del Juzgado Federal Número 2 civil y tributario de Mendoza. Su destino es Villa Mercedes, por decisión del presidente Mauricio Macri, aunque todavía no puede venir a esta ciudad a ejercer “porque no tiene despacho ni personal asignado”, reveló el sitio Mdzol.com

San Luis Noticia había difundido los oscuros antecedentes del designado juez federal de Villa Mercedes por su actuación durante la dictadura militar como funcionario del gobierno del represor Antonio Bussi.

El citado sitio periodístico aportó otros datos en una nota publicada este domingo. El artículo dice textualmente:

Es tucumano, lo designaron como juez federal de Villa Mercedes y actualmente trabaja en Mendoza. Pero esta mezcla de sitios es apenas un dato curioso menor en la sorprendente y controvertida vida de Juan Carlos Nacul.

A través de la acordada 9792, del 25 de setiembre pasado, la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza puso a Nacul al frente del Juzgado Federal Número 2, en calidad de subrogante. Este juzgado quedó vacante en octubre del año pasado, debido a que su entonces titular, Olga Pura Arrabal, pasó a integral la Cámara Federal de Apelaciones de la provincia.

Aunque fuera tucumano y tuviera otro destino en el Poder Judicial, se puede decir que Nacul era el mejor candidato para remplazar a Arrabal en Mendoza. Pero no por sus atributos, sino porque no tenía nada que hacer.

La acordada 9792 puso a Nacul al frente del Juzgado Federal Número 2 de Mendoza desde el 1 de octubre hasta el 30 de noviembre. Un dato lo calificaba muy bien para estar ahí: el magistrado todavía no tiene despacho ni personal designado para trabajar en Villa Mercedes, que espera juez desde 2009.

“Es el único juez del país que está en esa condición», indicaron ayer fuentes de la Justicia Federal. Esta revelación aportó otro dato sorprendente sobre Nacul. Pero insistimos, su historia tiene todavía muchos condimentos más.

Los 25 fracasos

A fines de setiembre del año pasado, el Senado Nacional votó su pliego. Obtuvo más de 50 votos a favor, con lo cual quedó ratificado como juez federal. Pero lo más relevante es que esa victoria cortó una larguísima racha de derrotas: durante su carrera, lo bocharon 25 veces en total.

Fue el diario La Gaceta de Tucumán el que sacó la cuenta de todas las veces que Nacul accedió a ternas de candidatos para jueces y se quedó en el camino. Por eso, ahora que lo logró, ejercería menos de 10 años el cargo, ya que no está demasiado lejos del límite constitucional de los 75 años de edad que rige para la actividad de los magistrados.

Según La Gaceta también, el año pasado, Mauricio Macri eligió directamente al primero de la terna de candidatos a juez federal de Villa Mercedes. Por eso el pliego de Nacul fue al Senado. Pero desde 2011, el tucumano venía intentando ser magistrado.

Su primera derrota se produjo en el intento de ser juez de Jujuy. Gobernaba entonces Cristina de Kirchner. Aquella candidatura se cayó porque organismos de derechos humanos lo vetaron: lo acusaron, principalmente, de haber trabajado para el gobierno del represor Antonio Bussi durante la dictadura militar.

Pero no era el único antecedente que le jugó en contra esa vez. Nacul también se quedó en el camino por haber sido abogado defensor del siniestro ex comisario tucumano Oscar Malevo Ferreyra, acusado de crímenes durante la época de la dictadura y también en democracia. Sí, aquel que terminó con su vida en 2008, en vivo y en directo, para las cámaras de Crónica TV.

En 2013, Nacul otra vez intentó ser juez, y en este caso fue impugnado por Carlos Garmendia, abogado de la propia Susana Trimarco.

Alrededor de una decena de veces fue vetado también por José Alperovich como gobernador de Tucumán, aunque como senador nacional, Alperovich fue uno de los que votaron a favor suyo el año pasado, en su último y victorioso intento.

«Tengo las bodas de plata en ternas», supo decirle alguna vez a la prensa tucumana este abogado que nunca dejó de competir por la magistratura.

El año pasado, Organismos de derechos humanos de San Luis y Villa Mercedes intentaron evitar que lo lograra y pidieron que los representantes de esa provincia no prestaran acuerdo a su designación. Pero esta vez, nadie lo pudo bloquear.

Hasta no hace mucho, el designado juez federal de Villa Mercedes figuraba en otras ternas de candidatos a jueces en Tucumán. Toda una prueba de que Nacul le dedicó la vida a concursar para ser magistrado, en medio de una multitud de detractores.

Una montaña de expedientes

Ante semejante legajo, en la Justicia Federal de Mendoza se atajan y aclaran que no fueron ellos quienes lo pusieron en el cargo de juez, sino que tan solo decidieron que subrogara un juzgado en Mendoza. En la web, hay un problema técnico que impide leer la acordada que detalla las razones por la cual la Cámara Federal de Apelaciones tomó esta decisión.

Desde ya, el Juzgado Federal Número 2 necesita un juez, ya que es el único de carácter civil y tributario que hay en la provincia.

Estas materias se separarán, debido a que ya se creó el Juzgado Número 4, que será exclusivamente tributario. En Presidencia de la Nación ya está depositada la terna de candidatos para conducirlo.

Mientras tanto, el sorprendente juez Nacul se apresta a abordar un desafío que seguro, esta vez, no va a ganar: atender los más de 200.000 expedientes que se acumulan en el desbordado Juzgado Federal Número 2 de Mendoza.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.