Los que sufren las consecuencias son los cientos de jubilados que diariamente deambulan por las oficinas de Profesor D’agnillo 27. Elena Pérez, delegada de ATE en PAMI San Luis, denunció que la agencia, que atiende a 21 mil afiliados, tampoco no tiene médicos, ni asistentes sociales.

Además del “ajuste” en las prestaciones del PAMI que aplica el gobierno nacional y que pega de lleno en la calidad de vida y el servicio de Salud de los adultos mayores de todo el país, en la delegación del organismo en Villa Mercedes, la situación es aún más grave: “Acá, los empleados están totalmente desamparados, porque ni siquiera tiene el respaldo del jefe de la agencia, a quien casi nunca se lo encuentra”.

La ausencia del jefe de la Agencia, Lucas Zeballos, no solamente perjudica la labor de los empleados, sino que es una traba para los trámites que deben completar los jubilados. “Hay prestaciones que necesitan de la autorización del responsable de la delegación, cuestiones que no pueden esperar, como traslados en ambulancias, derivaciones o internaciones, que lamentablemente no se pueden autorizar”.

“Esta situación, más denuncias por maltratos a empleados que deben trabajar bajo una insoportable presión, ha sido planteada ante un funcionario coordinador de toda la región del interior del PAMI. Está al tanto de lo que pasa y esperamos respuestas”, comentó.

Pérez justamente vino este miércoles a Villa Mercedes para hablar con Zeballos, pero se encontró con la misma respuesta que reciben los jubilados que concurren diariamente a las oficinas: no estaba.

“No sabemos por qué no concurre a su lugar de trabajo. No hay explicación. Es una lástima, porque a través de un diálogo podríamos encontrar alguna solución, por los menos, para aliviar la situación que viven los jubilados y los empleados de esta agencia”, señaló.

Para la dirigente gremial, lo que sucede en la delegación local de PAMI ocurre en todas las agencias del país, por medidas tomadas desde la administración central, pero con al menos tres agravantes: la falta de personal, el maltrato a los empleados y la ausencia del responsable de las oficinas.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.