El intendente Enrique Ponce exhibe miseria para exigirle al gobierno que subsidie el transporte. Pero ayer hizo ostentación de recursos ante la UNViMe.


En la misma semana, el Municipio de San Luis mostró dos caras, totalmente contradictorias. Por un lado, Ponce le envió una nota al gobernador Alberto Rodríguez Saá exponiendo que el Municipio no podrá hacer frente al sostenimiento del transporte urbano ante la eliminación de los subsidios nacionales, anunciado por el gobierno de Macri.
Por eso, le pidió a la Provincia que se haga cargo de esos fondos para que los usuarios de colectivos no sufran las consecuencias, esto es: pagar un boleto de más de $ 30 (ver nota)
La nota fue enviada el martes al gobierno de San Luis. Pero este jueves, el mismo intendente se mostró distinto ante el rector interventor de la UNViMe, con quien firmó un contrato para cederle de manera gratuita una oficina en el Centro de Gestión Municipal Alberto Domeniconi.
La UNViMe, “palanqueada” ahora por el macrismo, tiene suficientes fondos propios y así lo demostró en agosto pasado en Villa Mercedes al adquirir, por una cifra millonaria, un inmueble céntrico (en Balcarce y Riobamba) que pertenecía a la familia Ribeiro, para el funcionamiento de dependencias administrativas.
Pero en la ciudad de San Luis, la universidad tuvo la suerte de encontrarse con un intendente en su día de «ostentación» y pudo firmar un contrato para contar con un coqueto edificio, también céntrico, sin gastar un solo peso.
La UNViMe dispondrá del Centro de Gestión Municipal Alberto Domeniconi, un moderno edificio construido en la ex terminal de ómnibus de San Luis, en España y San Martín, inaugurado a fines de 2014, cuando Ponce hacía campaña con los generosos fondos del gobierno nacional kirchnerista.
También, durante el kirchnerismo, la Municipalidad de San Luis implementó los boletos de colectivo gratis para estudiantes y jubilados. Ahora, pasado al macrismo, Ponce debe sobrellevar las medidas antipopulares que bajan de la Nación, como por ejemplo el corte de los subsidios del transporte.
Pero ni en la nota que envió al gobierno de San Luis, ni ante la presencia del rector de la UNViMe, nombrado por decreto de Macri, insinuó una mínima crítica hacia esas decisiones que afectan la economía de la Municipalidad y, especialmente, los bolsillos de los sectores más necesitados.
Así, disimulando críticas, exponiendo contradicciones y mostrando miseria y riqueza, el intendente transcurrió la semana pasando la gorra, por un lado, y haciendo ostentación de recursos por el otro.
Si hay miseria, que se note. Y si hay riqueza, también.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.