Los abogados de la familia de la mujer que apareció muerta en la comisaria de Santa Rosa del Conlara tienen dudas sobre los primeros informes forenses de la autopsia y sospechan del “entramado policial”.

“Vemos bastantes irregularidades en el entramado policial y hemos pedido que la autopsia se amplíe y se haga un informe desde el hospital donde la trataron”, sostuvo el abogado Santiago Calderón Salomón, quien representa a la familia de la víctima, junto con Federico Putelli.

En una nota que difundió el diario Los Andes, los abogados exponen sus dudas sobre los primeros informes médicos sobre las causas de la muerte de Florencia Morales. La autopsia realizada por el Cuerpo Profesional Forense de San Luis había indicado como causa inmediata de muerte “asfixia mecánica, es decir por ahorcamiento”. El abogado sostiene que el informe es demasiado escueto y por eso ha solicitado una ampliación al Juzgado de Instrucción Penal del Departamento Junín, a cargo del juez Jorge Osvaldo Pinto, quien instruye un expediente caratulado como “averiguación muerte”.

“Es que la pericia no especifica si el cuerpo de la mendocina presentaba lesiones en el cuerpo ni se refiere a la cuerda que fue encontrada en la celda de la comisaria 25 de Santa Rosa de Conlara. Hemos pedido que el forense amplíe su informe en una audiencia que se realizará por teleconferencia y si el informe es insuficiente vamos a pedir la exhumación del cuerpo y que se haga otra autopsia con peritos de partes. Para nosotros es trascendental la autopsia”, explicó el abogado.

Completando el panorama, una hermana de Magalí indicó que la mujer tenía un golpe en el cuerpo. Lo cierto es que a los parientes solo se les permitió ver la cara de la mujer, luego de que se hiciera la autopsia, según advirtieron los letrados.

Otra situación que, entienden, debe ser aclarada es en qué condiciones psicofísicas llegó la mujer al hospital, después que fuera detenida. Según la versión policial la mujer estaba muy alterada y por esa fue traslada al hospital Santa Rosa, nosocomio donde la víctima era tratada psiquiátricamente.

Por esas razones Calderón y Putelli pidieron la juez Pinto que se acelere la causa mediante audiencias por videoconferencias; que se amplíe la autopsia; que se haga un informe desde el hospital Santa Rosa; que se tomen muestras de la ropa y del cordón con el que presuntamente Magali se habría suicidado, para ver si hay ADN de los 4 policías que se encuentran suspendidos; y por último una reconstrucción del hecho.

El domingo 5 de abril pasado la Comisaría 25 de Santa Rosa, inició un sumario policial contra Florencia por tres delitos: incumplir la cuarenta obligatoria, resistencia a la autoridad y lesiones contra la autoridad.

Esta es la versión policial: cerca de las 9.30, unos policías estaban en la puerta de un banco, en la esquina de Santa Rosa de Lima y Rivadavia, cuando observaron a una mujer circulando en bicicleta a contramano.

Los policías le dijeron que frenara, pero ella “haciendo caso omiso, la mujer se dirigió a la Comisaría. Al ingresar al lugar, la policía le solicitó el documento, pero la mujer manifestó no poseerlo”, aunque dio su nombre y domicilio.

Los policías le dijeron que la iban a “demorar” por romper el aislamiento obligatorio y en esa situación “intenta fugarse lo que motiva que intercedan la agente Torres, Yohana y Oficial Principal Ontiveros, con quienes se produce un forcejeo, ante tal situación y debido a la violencia que presentaba dicha ciudadana se suma al proceder el Oficial Principal Mansilla, Daniel quien recibe un rasguño en una de sus manos”.

Entre los tres lograron reducirla y la trasladaron luego al hospital local “para ser atendida por el médico de turno» y luego la volvieron a llevar a la comisaría

A las 19.30 se produjo el desenlace fatal: el comisario Heraldo Clavero, llamó al juez para decirle que Florencia “se habría suicidado en la celda en la que se encontraba alojada en la Comisaría de Santa Rosa del Conlara”, un pueblo cercano a Merlo.

Una hora más tarde llegó a la comisaria el juez, el médico forense, personal de criminalística y el jefe del comisario, el subjefe de la Unidad Regional III, el comisario Jorge Bustos. En ese momento se realizó una inspección de la celda y el médico hizo una revisión preliminar.

Fuente: diario Los Andes

Propias

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.