La obra figura todos los años en el presupuesto provincial, pero nunca se concreta. La planta regional de residuos fue solo un anuncio del gobierno, que trajo serios inconvenientes a la ciudad.

Invariablemente, todos los años la obra Planta Regional de Residuos Urbanos queda estampada en el presupuesto provincial. Es algo que sucede desde hace casi una década. Pero todo queda en el papel, ya que, en la realidad, el gobierno nunca concretó el proyecto. NI siquiera llamó a licitación.

La planta que se prometió iba a cumplir la tarea de depósito y reciclaje de los residuos domiciliarios de la ciudad de Villa Mercedes y localidades cercanas.

Además de la decepción por la promesa incumplida, los falsos anuncios del gobierno generaron serios inconvenientes administrativos y legales en el Municipios de Villa Mercedes, que, para no iniciar un proceso de licitación que quedara trunco, debió prorrogar en tres ocasiones el contrato con la empresa que tiene a cargo el depósito de residuos urbanos.

La última prórroga fue aprobada por el Concejo Deliberante en el inicio del periodo legislativo, ya que se vencía el plazo de concesión y se debía tomar una decisión de “emergencia”, a la espera de que el gobierno finalmente cumpla con la obra, que nuevamente fue incorporada en el presupuesto. Pero de la que aún nada se sabe.

El tema disparó fuertes críticas de los concejales de la oposición y un indisimulado malestar en el oficialismo, cada vez que se ponían los expedientes en discusión.

La semana pasada, el gobierno, con una memoria muy frágil y un criterio menos consistente aún, hizo una inspección en el depósito de residuos de Villa Mercedes para “verificar si cumple con los requisitos que se exigen para el cuidado del medio ambiente. El resultado fue una “sospechosa” multa de casi $ 1.700.000.

La “inspección” estuvo a cargo de la secretaria de Medio Ambienta, Natalia Spinuzza, ex ministra de Educación. Desde el concejo interpretaron, sin mucho margen para el error, que tal arremetida nada tiene que ver con la preocupación por la ecología y el calentamiento global, sino más bien con otro ataque del gobierno a un municipio “no alineado”. Solo que esta vez, se trata de un “castigo” que pagarán los contribuyentes de Villa Mercedes y perjudicará a toda la comunidad.

 

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.