El rector de la UNSL no descartó esa posibilidad como medida de prevención por el coronavirus. No obstante, aclaró que las decisiones son complejas y se toman de manera coordinada con organismos nacionales y provinciales.

En declaraciones que brindó al programa “Solo un Café”, que conduce Oscar Flores por Radio de la UNSL, el rector Víctor Moriñigo avanzó con las alternativas que se manejan a nivel universidades y ministerios para prevenir el coronavirus en la Argentina: “Nosotros estamos usando estos momentos, invirtiendo el tiempo en función de lo que parece inevitable: que en algún momento cesen todas las actividades académicas y administrativas y de cualquier tipo de trabajador dentro de la universidad”.

“Lo que sí está en debate en el sistema de Salud de la Provincia y de Nación es en qué momento vamos a tener que tomar esa decisión y en cuánto tiempo”, aclaró.

No obstante, advirtió que la pandemia del coronavirus genera aún incertidumbre en cuanto a qué medidas se deben tomar a nivel global: “Lo que la gente tiene que entender es que si hubiera una forma con ‘cero riesgo’ y efectiva ya la hubiéramos tomado, pero estamos todos aprendiendo a sostener un equilibrio muy delicado, en donde hay muchos que opinan pero la responsabilidad está en unos pocos”.

Moriñigo señaló que desde la UNSL “se hacen todos los esfuerzos necesarios para coordinar las medidas con dos actores importantes, el primero, del cual dependemos naturalmente, es el ministerio de Educación de la Nación, el segundo, del cual compartimos nuestra vida, es el ministerio de Educación de la provincia. Entendemos que aislarnos y tomar una decisión sin consultarlos carecería de efectos”.

Anticipó que este viernes y el lunes mantendrá reuniones en el ministerio de Educación de la Nación y que el miércoles de la semana próxima reunirá con los decanos de las facultades de la UNSL “para comunicarles las novedades, porque se dicen muchas cosas y nuestra idea es no generar pánico”.

Mientras tanto, remarcó que continuarán con las medidas de prevención que la Universidad ya tomó a través del Comité Interdisciplinario que se conformó en el mes de febrero para prevenir la enfermedad, como la producción de alcohol en gel, campañas de información, licencia obligatoria de personas que vienen de lugares de riesgo y, a través de la Secretaría Académica y de Posgrado “invitar a la virtualidad en las comunicaciones y programas de capacitación en el caso que entremos en un receso obligado”.

“Creemos que son medidas con las cuales podemos intervenir en el marco de nuestras variables. Estamos al límite de lo posible en función de las novedades para traerle tranquilidad a la gente. Creemos que el lunes y martes, de seguir todo como está, avanzaremos frenando actividades en el Auditorio Mauricio López, para continuar después, en función de los sucesos, con otras decisiones”, añadió.

Ante la pregunta puntual sobre la situación del comedor universitario, Moriñigo respondió: “Uno siempre piensa diez veces antes de tomar decisiones, como por ejemplo en el caso del comedor. Es algo que estamos estudiando porque es un ámbito donde pasan entre 2 mil y 2.500 personas en el lapso de dos horas, pero también es un lugar muy sensible por el tema de la alimentación de miles de chicos”.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.