El dirigente gremial habló sobre el proceso preventivo de crisis que presentó la empresa de electrodomésticos. “Es algo que podía pasar. Ya se han perdido 700 mil fuentes laborales en el comercio”.

Esta semana se conoció que la gerencia de Ribeiro pidió procedimiento preventivo de crisis, debido a la fuerte caída de las ventas. De ser otorgado, la empresa podrá aplicar la totalidad o parte de lo establecido en el Decreto Nacional 328/88: disponer suspensiones, reducciones horarias y despidos de personal por causas económicas ajenas a sus actividades o falta o disminución de trabajo.

Para Lunardi la situación no es extraña, teniendo en cuenta el complicado contexto tanto nacional como local: “Más allá que es Ribeiro, en todo el país se sufre una crisis muy grande y lo más triste es que repercute en la perdida de las fuentes de trabajo”.

Contó que días atrás participó de un congreso en Buenos Aires: “Se habló de datos que son muy dolorosos: en el país se han perdido más de 700 mil puestos de trabajo en el sector comercio en los últimos años. Y se están cerrando 15 comercios por día”.

Por eso, alertó: “No nos puede asombrar lo que pase en Ribeiro, si hay despidos o cierre de sucursales. Porque lo que estamos viviendo nunca se ha vivido. Hemos pasado situaciones de inflación, pero ahora se agregan otros componentes como los altísimos impuestos y servicios que hacen insoportable la vida a los trabajadores y la supervivencia de las pequeñas y medianas empresas”.

Reveló que en la casa Ribeiro Villa Mercedes, además, los trabajadores atravesaban desde hace tiempo una situación particular: “Lamentablemente, por presiones de los patrones no tenían delegados gremiales. Los últimos representantes del sindicato fueron despedidos. Entonces quedamos sin vínculos con ellos. Por supuesto que estamos en toda situación que se presente apoyando la defensa de las fuentes laborales. Y esperemos que no ocurra”.

 

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.