De comprobarse la autenticidad de los mails, quedaría demostrada cómo el financista arrepentido Leonardo Fariña recibió, perfectamente armado, un guión para declarar en la causa por lavado de dinero, cuyo principal acusado es Lázaro Báez, y por rebote, apuntar contra la figura de la ex presidenta Cristina Kirchner.

Por ahora, el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, investiga si los correos que aportó la ex abogada de Fariña, Giselle Robles, son verídicos. La letrada, otra víctima del clan D’Alessio, presentó en Dolores correos electrónicos donde supuestamente se le daba letra a su ex defendido.

Según se desprende de los mails, la finalidad de ese guión era que Fariña aportara datos respecto del delito precedente, es decir, el direccionamiento en la obra pública, para involucrar a CFK y a ex funcionarios de su Gobierno, como así también a empresarios de la construcción.

Por otra parte, se supo que Mauricio Macri se reunió con Germán Garavano y Laura Alonso en fechas coincidentes con la de los mails que recibió Fariña con el “guión”.

El diario Página / 12 revela que uno de los correos está encabezado con la frase “Como habíamos conversado hoy” y luego consigna la historia de cómo había sido el mecanismo para luego lavar el dinero supuestamente obtenido de la corrupción en la asignación de obras públicas. Relato que, según afirma la doctora Robles, luego era volcado textualmente por Fariña ante la Justicia.

Mientras, Fariña asegura que nunca recibió esos mails y que son falsos. Sin embargo, en algunos de los tramos que se conocen de su declaración hay textuales exactos. Gran parte de lo que el arrepentido dijo en la etapa de instrucción ante el juez Sebastián Casanello aparece exactamente igual en los dos correos que reveló el periodista Juan Amorín, en el programa Minuto Uno, por C5N.

En uno de los mails figura cómo Fariña debía involucrar a Carlos Wagner, de la Cámara de la Construcción y detallar cómo presuntamente se repartían las obras entre los empresarios:

“El ex presidente de la Cámara Argentina de la Construccion, Carlos Enrique Wagner, titular de Esuco y Safuco, antiguo empleador del arquitecto De Vido en las obras del sur argentino, era el encargado de la recolección y cobranza entre las distintas empresas asociadas a esa entidad beneficiadas con esas obras. Fundamentalmente con la Direccion Nacional de Vialidad”. Este párrafo fue dicho de manera textual por Fariña en su declaración. Así lo revelaba una nota periodística publicada el 1 de agosto de 2016, en el sitio Big Bang news.

En esa misma publicación aparece otro de los textuales del correo, como si Leonardo Fariña se hubiera estudiado de memoria lo que tenía que declarar: “Estos sub grupos, se dividían en los llamados “vivienderos”, los “viales”, ” “obras del conurbano”, esta última se reuníaen la sede de La Plata y no en el edificio de Paseo Colon e Independencia, “obras públicas”, “concesiones y privatizaciones”, “legales”. En ” legales” se desarrollaba normativa legal, que luego “consensuada” con las autoridades salia en la forma de decretos, leyes o resoluciones que favorecíanal sector”.

Según los correos, Fariña debía nombrar a varios de los principales ex funcionarios de Cristina Kirchner, entre ellos a Ricardo Etchegaray, Julio De Vido, Roberto Baratta y Ricardo Jaime. Según el guión, todo el mecanismo reportaba al jefe, que era Néstor Kirchner.

Otro párrafo de uno de los correos también fue usado textualmente y de memoria por el financista en su declaración: “Como para justificar el egreso de tamañas cifras las firmas debían emitir montañas de facturas truchas, usualmente solicitaban al receptor de ese dinero protección frente a Echegaray, puesto que de no hacerlo, y enterado el titular de la AFIP de un pago y que lo habían dejado afuera del negocio, mandaba a un ejército de inspectores a allanar al contratista emisor de esas facturas, quienes de no llegar a un ‘arreglo’ debían enfrentar causas en lo penal tributario”. En una nota del diario Clarín, publicada el 1 de agosto de 2016, se destaca esa parte de los dichos de Fariña, que coinciden hasta en las comas.

Por ahora, el juez Ramos Padilla ya pidió todas las declaraciones de Fariña para avanzar en ese sentido. Además, la abogada Giselle Robles aportó en los tribunales de Dolores los chats a través de los cuales se habría pactado una reunión entre el ministro de Justicia, Germán Garavano, Leonardo Fariña y ella misma, para armar el guión de la declaración e involucrar a Cristina Kirchner.

La causa en la que declaró el financista ya está en juicio. A pesar de los dichos de Fariña y las presuntas maniobras para involucrarla, la ex presidenta obtuvo la falta de mérito, es decir que la Justicia no pudo probar que Cristina haya participado de las maniobras de lavado de dinero, ni en el delito precedente de falsificar facturas.

Fuente: Info135.com.ar

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.