El aumento de precios y la pérdida de poder adquisitivo golpea la alimentación de los hogares argentinos que cada vez consumen menos carne. En un año se compraron hasta 12 kilos menos por persona.

La crisis económica continúa impactando en los hogares argentinos, y en el marco de la descontrolada inflación, los precios de la carne resultan inaccesibles para muchos argentinos, por lo que el consumo registró en este 2018 las peores cifras de la historia.

Así lo reveló un completo informe del programa ADN de C5N, que advirtió sobre esta brutal caída en el consumo de carne, que se ve reflejado en que en un año se compraron hasta 12 kilos menos por persona.

De acuerdo con el testimonio del secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Carne (SICGBA), Silvio Etcheun, durante la crisis de 2001-2002 se consumían 59 kilos por habitante en un año; mientras que en 2015 fueron 61,5 kilos y entre septiembre de 2017 y octubre de 2018, la cifra se ubica por debajo de los 49.

La crisis también afecta a las carnicerías. En este sentido, durante el primer trimestre del año se detectó el cierre de 4 mil locales en todo el país, y de julio a septiembre fueron 3 mil más los negocios del rubro que bajaron la persiana.

Fuente: Diario Registrado

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.